Alertan del impacto de tecnologías digitales en los derechos fundamentales

|
Barcelona, 12 may (EFE).- Aplicaciones para rastrear contactos de covid-19, el reconocimiento facial y el uso de drones se han extendido como soluciones a la emergencia sanitaria, pero pueden afectar a la privacidad y al ejercicio de derechos civiles y políticos, según alerta un estudio hecho en Francia, España y Reino Unido.

Las organizaciones autoras de la investigación explican en un comunicado que el «estado de vigilancia convierte a todos los ciudadanos en potenciales sospechosos, sobre todo los colectivos racializados, como migrantes y las personas activistas que luchan por la justicia social».

El informe lo han llevado a cabo la Red Europea de Observatorios Corporativos (ENCO), Observatorio de Derechos Humanos y Empresas en el Mediterráneo (ODHE) y Observatorio de Multinacionales, entre otros.

Según detalla el estudio, titulado «Vigilancia masiva y control de la disidencia europea», desde el inicio de la pandemia, por ejemplo, han aumentado los vuelos de drones, que son capaces de vigilar movimientos y recopilar datos de la vida cotidiana.

También se menciona el auge de tecnologías como el reconocimiento facial o herramientas de extracción de datos telefónicos.

«Los gobiernos han utilizado la emergencia sanitaria del coronavirus para justiciar una mayor implementación de herramientas de vigilancia digital -han denunciado los autores-, argumentando que son necesarias para aplicar medidas de distanciamiento social y control sanitario».

En el comunicado, se advierte que las tecnologías que en un principio sirven para controlar el distanciamiento social también son capaces de alertar a la policía cuando, por ejemplo, identifican personas corriendo, lo que podría tener un «efecto disuasivo» sobre derechos y libertades básicas como el de la protesta.

Los autores del informe han remarcado que esos cambios se están dando sin un debate público que permita a la ciudadanía entender las implicaciones que suponen ese tipo de tecnologías en la vida cotidiana.

Junto con la investigación, se ha publicado una web, mass-surveillance.odhe.cat, donde se pueden encontrar información de las tecnologías utilizadas y las 85 empresas que supuestamente las desarrollan y participan en su implementación.