Estudiantes españoles diseñan misiones tripuladas a Marte tecnológicamente viables

|
Barcelona, 22 abr. (EFE).- Estudiantes de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC) han diseñado 3 misiones tripuladas a Marte que incluyen los sistemas de ingeniería de las naves y la tecnología necesarios para llegar y aterrizar de forma segura en el planeta rojo, y para establecer un asentamiento permanente en él.

Los estudiantes, que pertenecen a la Escuela Superior de Ingeniería Industrial, Aeroespacial y Audiovisual de Tarrassa (ESEIAAT) de la UPC, han elaborado las propuestas tecnológicas en el marco de la asignatura ‘Diseño de vehículos espaciales’, cuyo profesor, Miquel Sureda, es el físico y doctor en Ingeniería Aeroespacial, ha informado la universidad.

La asignatura forma parte del máster universitario de Ingeniería Aeroespacial, que imparte la ESEIAAT y que este año han cursado los 40 estudiantes que, divididos en 3 grupos, han diseñado las misiones a Marte.

El profesor Miquel Sureda ha subrayado que los estudiantes de ingeniería «durante su formación, deben comprender y aprender fórmulas, ecuaciones, teoremas y todo el conjunto del lenguaje científico» y, a lo largo de su vida profesional, «deberán transformarlo en soluciones tecnológicas».

Por ello, el docente retó a los estudiantes a diseñar un vehículo capaz de llevar a los astronautas a Marte y que les permitiera vivir en la superficie del planeta mientras organizan una base permanente.

El trabajo de los estudiantes ha consistido en determinar los materiales y el sistema constructivo de la nave espacial, el combustible que utilizará, la manera de entrar en la atmósfera marciana y de aterrizar en la superficie del planeta, además de planificar la supervivencia de los astronautas en él mientras organizan una futura base permanente.

La estudiante Lorena Tortajada, que ha coordinado uno de los equipos, ha señalado que su nave «podría transportar tres astronautas y llegaría a Marte tras 6 meses de travesía espacial» y, como particularidad, ha destacado «el mallado de la estructura, que hace que el módulo sea un 60% más ligero de lo habitual, lo que se traduce en un ahorro de combustible».

El estudiante Ignacio Párraga ha indicado que su equipo también ha diseñado una misión para tres astronautas, «que viajarían a Marte durante unos 200 días en una nave similar a la que se construyó en el marco de los programas espaciales Apollo».

Del proyecto, el estudiante ha destacado «la utilización del hidrógeno como combustible de los motores principales» y la maniobra de entrada en la atmósfera marciana, «que se haría con la panza de la nave y con el uso combinado de seis paracaídas supersónicos».

El último de los 3 equipos, coordinado por el estudiante Jordi Grau, ha trabajado en una misión en la que viajarían 6 astronautas durante 8 meses hasta llegar a Marte.

La diferencia de su propuesta radica en un planteamiento dual del vehículo espacial, ya que «por un lado hemos diseñado el módulo interplanetario y, por otro, el de aterrizaje», que «sería mixto, con una parte rígida y otra hinchable muy similar a la de la Estación Espacial Internacional, y que se convertiría en la base de la misión», ha señalado el estudiante.