1 de Mayo en París: la diferencia violenta cuando no gobierna la izquierda

|

A diferencia de los ocurrido en España, la manifestación celebrada con ocasión de la festividad del 1 de mayo en Paris, convocada por los sindicatos y a la que se sumaron representantes del movimiento de los «chalecos amarillos», ha desembocado en violentos incidentes con la policía, que tuvo que efectuar 34 detenciones. Cuando la izquierda ha gobernado Francia, las manifestaciones han sido pacíficas. En España,  bajo el gobierno de coalición de la izquierda, la manifestación no ha tenido incidentes.

La manifestación, a la que acudieron una 25.000 personas, según los organizadores, 17.000 según el Gobierno, acabó de forma violenta cuando un grupo de radicales se negó a abandonar la plaza de la Nation.

Fue el punto más tenso de una manifestación que había comenzado en la plaza de la República y que se había desarrollado en algunos puntos de forma pacífica, y en otros con la destrucción de algunos escaparates y comercios.

En el momento final, cuando se habían producido roces entre manifestantes sindicales y otros con el rostro cubierto, intervinieron las fuerzas del orden para dispersarlos, para lo que la Gendarmerie utilizó gases lacrimógenos, defensas personales y una tanqueta equipada con cañón de agua.

Las tradicionales manifestaciones del Día de los Trabajadores reunieron en diferentes ciudades del país a unas 150.000 personas, según los sindicatos, 106.000 según el Ministerio del Interior.

Se trata de la primera gran manifestación sindical en el país desde el inicio de la pandemia, después de que el año pasado fueran anuladas por la delicada situación sanitaria que atravesaba el país.

Varios responsables sindicales de izquierdas señalaron que este 1 de mayo debe ser el pistoletazo de salida de una movilización ciudadana para frenar algunas reformas que prepara el Gobierno, como la de las pensiones, que quedó en suspenso también por la pandemia.