Nueva foto de familia para el «sanchismo»: se estrena el nuevo Ejecutivo

|

Ya tenemos nueva foto del gobierno, hemos perdido ya la cuenta de la cantidad de veces que se ha tenido que repetir esta imagen por los cambios en el seno del Ejecutivo.

Este martes, 13 de julio, se ha realizado esa nueva foto oficial en las escaleras del Palacio de La Moncloa y las nuevas caras han asistido a su primer Consejo de Ministros, o más bien, de ministras. Y es que el nuevo ejecutivo está conformado por 14 mujeres y 8 hombres, pues Moncloa lo quiere mostrar como el más femenino, el más municipalista y más político.

Nuevos miembros del Ejecutivo

Se incorporan, así, a la foto de la familia «Sánchez, el nuevo ministro de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Félix Bolaños; la de Justicia, Pilar Llop; la de Política Territorial, Isabel Rodríguez; el de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares; de Educación, Pilar Alegría; la de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez; y la de Ciencia e Innovación, Diana Morant.

También está en la imagen Fernando Grande-Marlaska, que era el octavo ministro saliente. Quizás de ahí, ese abrazo que hoy ha protagonizado con Yolanda Díaz después de que los flashes dejaran de apuntarles.

Según cuenta El Español, el viernes por la noche y pocas horas antes de que saltara a la luz el terremoto político que se iba a llevar a cabo, Pedro Sánchez habría sopesado la idea de echarle a él también del gobierno.

Sin embargo, la falta de otro perfil para que se ocupara la cartera de Interior echó por tierra la idea. Y es que después de tantos meses han sido muchas las polémicas: la defenestración de Pérez de los Cobos, la protección policial al chalé de Galapagar, la gestión del temporal Filomena, la crisis migratoria que vive España, su cinta de correr en el ministerio a cargo de todos los españoles o, por último y no menos importante, el acercamiento de etarras a cárceles vascas.

Muchas polémicas pero parecen que no suficientes para Pedro Sánchez. Porque en realidad, él es el artífice de lo que llaman «sanchismo», que recoge bajo su paraguas todo escándalo desde que comenzó la legislatura.