Abre de nuevo la Sagrada Familia

|

La Sagrada Familia, templo católico erigido en la Ciudad Condal por  el arquitecto modernista y hombre de profunda fe, Antoni Gaudí, ha vuelto a abrir sus puertas este sábado a los fieles y a las visitas después de siete meses cerrada al público, como consecuencia de las medidas restrictivas adoptadas al albur de la pandemia de coronavirus.

Según ha informado el templo, a partir de hoy la Sagrada Familia abrirá para todos los visitantes las mañanas de los fines de semana (sábados y domingos) en horario de 9:00 a 15:00 horas.

Después de cerrar sus puertas en octubre pasado, cuando se intensificó la segunda ola de la pandemia, la Junta Constructora ha apostado ahora por la reapertura, pero siempre, advierte, «sujeta a posibles cambios según la evolución de la actual situación sanitaria, los cambios en las medidas de la Generalitat y garantizando la viabilidad de las visitas».

La Sagrada Familia es un reflejo de la plenitud artística de Gaudí: trabajó en ella durante la mayor parte de su carrera profesional, pero especialmente en los últimos años de su carrera, donde llegó a la culminación de su estilo naturalista, haciendo una síntesis de todas las soluciones y estilos probados hasta aquel entonces.

Gaudí logró una perfecta armonía en la interrelación entre los elementos estructurales y los ornamentales, entre plástica y estética, entre función y forma, entre contenido y continente, logrando la integración de todas las artes en un todo estructurado y lógico.

Desde 1915 Gaudí se dedicó prácticamente en exclusiva a la Sagrada Familia, que supone la síntesis de toda la evolución arquitectónica del genial arquitecto. Después de la realización de la cripta y el ábside, todavía en estilo neogótico, el resto del templo lo concibió en un estilo orgánico, imitando las formas de la naturaleza, donde abundan las formas geométricas regladas.

El interior debía semejar un bosque, con un conjunto de columnas arborescentes inclinadas, de forma helicoidal, creando una estructura a la vez simple y resistente. Gaudí aplicó en la Sagrada Familia todos sus hallazgos experimentados anteriormente en obras como el parque Güell o la cripta de la Colonia Güell, consiguiendo elaborar un templo estructuralmente perfecto a la vez que armónico y estético.

La Sagrada Familia tiene planta de cruz latina, de cinco naves centrales y transepto de tres naves, y ábside con siete capillas. Ostenta tres fachadas dedicadas al Nacimiento, Pasión y Gloria de Jesús y, cuando esté concluida, tendrá 18 torres: cuatro en cada portal haciendo un total de doce por los apóstoles, cuatro sobre el crucero invocando a los evangelistas, una sobre el ábside dedicada a la Virgen María y la torre-cimborio central en honor a Jesús, que alcanzará los 172,5 metros de altura. El templo dispondrá de dos sacristías junto al ábside, y de tres grandes capillas: la de la Asunción en el ábside y las del Bautismo y la Penitencia junto a la fachada principal asimismo, estará rodeado de un claustro pensado para las procesiones y para aislar el templo del exterior. Gaudí aplicó a la Sagrada Familia un alto contenido simbólico, tanto en arquitectura como en escultura, dedicando a cada parte del templo un significado religioso.

Es, además, desde 2007, uno de los 12 Tesoros de España. También en 2007 fue elegida una de las Siete Maravillas de Cataluña.  El templo fue declarado basílica menor el 7 de noviembre de 2010 por el Papa Benedicto XVI.