Alfonso VI de León "El Bravo"

Alfonso VI de León ya descansa en su nuevo panteón real de monasterio de Santa Cruz en Shagún

|
Los restos del rey Alfonso VI, de sus cuatro esposas -Inés, Constanza, Berta y Zaida- y su hijo, el infante Sancho, reposan desde este viernes en el nuevo panteón real, obra del escultor Amancio González, instalado en el monasterio benedictino de Santa Cruz, en la localidad leonesa de Sahagún.

La alcaldesa del municipio, Paula Conde, ha explicado durante el acto de inauguración del mausoleo que Alfonso VI deseaba ser enterrado en la villa de Sahagún y así se hizo tras su muerte en 1109 en Toledo.

«Él cumplió su deseo y los facundinos hemos cumplido el nuestro de ver enterrado a nuestro rey más querido en un mausoleo real a la altura de uno de los grandes monarcas de España», ha apuntado.

«Se trata de un gran acontecimiento para Sahagún, en particular, y para la región leonesa en general y amplía la extensa lista de atractivos turísticos de la villa, ya que supone un motivo más para visitarla y descubrir su belleza y nuestra historia», ha añadido.

A continuación, la alcaldesa de Sahagún ha depositado una corona de laurel ante las tumbas reales como recuerdo de la villa de Sahagún.

Seguidamente, se ha llevado a cabo un responso real y bendición por el obispo de León, Luis Ángel de las Heras, en la capilla real del monasterio con la presencia del imperial pendón de San Isidoro, enseña histórica nacional.

La inauguración de esta panteón real se ha visto retrasada dos años a causa de la crisis sanitaria después del traslado de los restos a su nuevo emplazamiento.

Alfonso VI, de quien se cumplen 923 años de su muerte, llevó a cabo la conquista de Toledo, el mayor hito de la reconquista desde sus orígenes.

Además, durante su reinado logró la convivencia pacifica que impulsó entre judíos, musulmanes y cristianos, poniendo a la ciudad de Toledo unas capitulaciones en las que respetaba los derechos de los musulmanes, y judíos, a los que permitía quedarse, con los mismos impuestos que tenían antes.

Otro de los hitos de su reinado fue que dirigir la ciudad de Toledo -la mas importante del Reino- no puso a ninguno de sus condes, que hubiera sido lo esperable, sino a un mozárabe con experiencia en el trato con musulmanes, quien le aconsejaba magnanimidad con sus nuevos súbditos.

Numerosos historiadores han reivindicado su figura y su legado y destacan su afán europeísta porque abrió las puertas de España a Europa, impulsó el Camino de Santiago como vía religiosa y de peregrinos, pero también de artesanos y artistas, mantuvo contacto fluido con Borgoña y con la abadía del Cluny.