Alvise Pérez y Nacho Trillo prestan auxilio a cientos de madrileños atrapados por Filomena

Una bandera de España junto a la Puerta de Alcalá nevada.
|

Ahora lo llaman «voluntariado» (una fea palabra), pero es mucho más que un servicio que se presta voluntariamente al prójimo. No es retribuido; no se obtiene beneficio material alguno; nadie les obliga a hacerlo, no se hace a cambio de nada.(Un jurista diría que no es sinalagmático). Es una mezcla de buena vecindad, generosidad, entrega y liberalidad. También de valentía, de arrojo, de puntual aventura.

Son jóvenes con brava iniciativa, recta intención y alto sentido de la solidaridad. Salen a ayudar a los demás, al prójimo (bella palabra en desuso) sin esperar la bendición política o el reconocimiento administrativo de nadie. Salen a ayudar porque se sienten país, nación, sociedad, y asumen con gusto una obligación que les nace de dentro. Salen a ayudar porque son buenas personas y además gentes gallardas que solo quiere hacer el bien. Ayudar -piensan, y aciertan plenamente- es una forma de servir a España. La forma que está a su alcance. La España que se mueve.

Alvise Pérez y Nacho Trillo llevan saliendo con sus 4×4 para ayudar a los demás desde que Filomena paralizó la vida de los madrileños. Llevan tres días prácticamente sin dormir. Han creado un grupo informal de personas, jóvenes en su mayoría, que se dedica las 24 horas a trasladar a enfermos a los hospitales, llevar medicinas, acarrear enfermos, recoger al personal sanitario y llevarle hasta los centros médicos para que pueda atender a los que necesitan su atención. Personas que necesitan su diálisis, sus medicinas, su tratamiento oncológico, gentes accidentadas por el hielo o la nieve, profesionales de la medicina, todos los que han requiero su auxilio, lo han tenido.

Con un Madrid bloqueado con la nieve,  han sido capaces de reunir en torno a esa misión a grupos de incansables que con sus todoterrenos no paran de trasladar a los necesitados por las calles nevadas de la ciudad. Corren además con todos los gastos. No piden nada a cambio. Lo hacen porque sienten que forma parte de su deber, de su manera de ser.

Ningún otro medio te dará cuenta de todo lo que están haciendo para ayudar a los demás. Nosotros sí.  Su twitter es @Arestrillo @resistespana

Gracias por vuestro ejemplo.