Conversaciones con Francàs

Ángel Rivero ‘Hay un discurso estatista que busca mayor control social’, por J.Mª Francàs

Hidden people management. Puppet in the hands of the manager. The crowd of spectators. Puppet show. Many people are looking at the stars of the show biz.
|
Conversación tranquila de @jmfrancas con Ángel Rivero, profesor de Teoría política la UAM y participante en MIRADAS ANTE LA CRISIS DEL COVID-19 del Club Tocqueville. 

JMF: ¿Qué nos espera después de la crisis sanitaria por el dichoso virus?

AR: No lo sabemos. Ahora parece que no estamos en un intermedio sino de camino a un mundo distinto con más control y menos libertad individual.

JMF: ¿Es legítimo eso?

AR: No lo es porque cambia radicalmente nuestro contrato social pero hay un miedo en la sociedad que la empuja a resignarse ante quien lo proponen en nombre de la seguridad.

JMF: Eso acaba muy mal, acaba en dictadura, totalitarismo…

AR: No sabemos si será así. Pero como dijo el clásico el poder se extiende hasta donde encuentra un freno. Esta deriva posible ha de frenarse.

JMF: ¿Cómo se frena?

AR: En primer lugar defendiendo las instituciones. Lo que haya de hacerse tiene que estar sujeto al control democrático. En segundo lugar en la opinión pública. Hay que refutar la idea de que los sistemas autoritarios proporcionan seguridad porque es falsa. Es todo lo contrario, proporcionan inseguridad, despotismo. Además hay que explicar que lo público es resultado de la concertación y no del gobierno vertical del Estado.

JMF: El Parlamento funciona a medio gas y ha estado paralizado, ¿mal presagio no?

AR: Justamente. Hemos visto cómo hay políticos que se han olvidado de las instituciones democráticas a la primera de cambio y que han pensado que son una formalidad molesta. Esta percepción era anterior a la pandemia y ha dado lugar a episodios lamentables los últimos años pero la diferencia es que ahora alcanza al gobierno de la nación.

JMF: Desde el poder se cambia fácilmente un régimen…

AR: No es tan fácil. Hace falta que la gente se corrompa antes y eso creo que no ha ocurrido.

JMF: O que tenga miedo y prime la seguridad… Desde el gobierno se insta a un clima de lo más navideño: compañerismo total, amor, aplausos y tal…

AR: El miedo es importante en un intento de cambio de régimen pero ese miedo es el del terrorismo. Por razones, varias nadie piensa que el gobierno ofrece seguridad frente a la pandemia y la crisis económica. Por tanto, no hay una oferta de seguridad distinta sobre la mesa, hay eso sí un discurso estatista que busca mayor control social.

JMF: Y que muchos aplauden con las orejas: más sanidad pública, más Estado, más control de la producción… Eso lo dice mucha gente sin pensar que ya está probado y trajo hambre y campos de concentración…

AR: Es verdad que hay mucha propaganda en ese sentido pero yo tengo la sensación de que cuando las cosas estén más tranquilas se verá que muchas empresas e individuos reaccionaron con rapidez y eficacia; en cambio, el intento centralizado de gestión de la crisis ha sido ineficaz y costoso.

JMF: Ángel, cuando un General de la Guardia Civil, el que más manda, habla abiertamente de controlar las críticas al Gobierno… miedo me da, ¿a ti no?

AR: Desde luego, da mucho miedo. También me lo dio otro general, creo que del aire, que dijo que estábamos en una guerra y que la primera virtud del soldado es la obediencia. No estamos en una guerra y los que critican al gobierno no son el enemigo. Y tampoco somos los soldados del gobierno ni nos toca obedecer y callar. Estamos en una democracia que enfrenta una pandemia y una crisis económica.

JMF: Democracia herida, cuanto menos…

AR: Desde luego una situación de tensión democrática que debe servir como revulsivo para que lejos de acabar en crisis, la fortalezca.

JMF: Podemos y la democracia son poco compatibles pero, ¿por qué el PSOE de Sánchez está tan con Podemos?

AR: Podemos es enemigo de la democracia y nunca lo ha ocultado. España es uno de los Países más democráticos del mundo, el 16 en el último ranking de The Economist, pero ellos llaman democracia a la dictadura de Maduro. Por ahí no hay nada que hacer. Lo del PSOE es una pena porque han abusado tanto de denigrar moralmente a la oposición democrática, que se han privado de la posibilidad de concertar nada con ellos. En la medianía de su dirigencia solo hay pasión negativa para la derecha. Eso explica que vayan juntos: les une el odio. Una pésima pasión política.

JMF: El odio, ¿no define la separación en España de mucha derecha e izquierda?

AR: En efecto, en España hay demasiado odio en los políticos y no sólo en el espacio de la izquierda y la derecha sino en el territorial. Odios cruzados

JMF: ¿Cómo explicas esto?

AR: La sociedad española es una sociedad muy pacífica con un nivel bajo de violencia, en contra de lo que muchos creen. Pero el nivel de instrucción es bajo y se grita mucho. Nuestra clase política es así y de ahí el odio.

JMF: ¿Qué pinta el Rey en lo que nos viene?

AR: El Rey representa la unidad y permanencia de la nación. Frente al trauma de la pandemia ha de jugar un papel fundamental en el luto y de conciliación en lo político.

JMF: ¿Le ves futuro o hay monarquía para pocos días?

AR: Espero que haya monarquía mucho tiempo. ¿Tenemos una alternativa mejor? Es más, ¿hay una alternativa? Valoremos lo que tenemos. Somos uno de los Países más democráticos del mundo y para ser más democráticos no necesitamos desprendernos de la monarquía. Si lo hacemos, probablemente seremos menos democráticos como nos enseña la historia.

JMF: Gracias Ángel, ojalá tengas razón y haya monarquía para mucho tiempo. Un abrazo.

AR: Abrazo y gracias.