La Fiscalía Anticorrupción solicitará al juez Manuel García Castellón, instructor del caso Tándem, que cite a declarar como investigado al presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, para interrogarle acerca de la contratación de la empresa Cenyt del excomisario José Manuel Villarejo para que realizara labores de espionaje para la compañía.

La Unidad de Asuntos Internos (UAI) de la Policía presentó en mayo un informe al Juzgado Central de Instrucción 6 en el que recogió conversaciones entre Villarejo y el exjefe de Seguridad de Iberdrola Antonio Asenjo.

Las conversaciones  re refieren a trabajos realizados por el ex comisario por encargo de Iberdrola. Uno de ellos habría sido la búsqueda de información para desprestigiar al expresidente de Endesa, Manuel Pizarro. La compañía también le habría encargado seguimientos de asociaciones y particulares, entre ellos una concejal del Ayuntamiento de Arcos de la Frontera (Cádiz) que se oponían a la puesta en marcha de una central de ciclo combinado de la compañía en el municipio.

En el informe , la Policía concluyó que hay evidencias de que el excomisario rastreó llamadas de de los contrarios al proyecto de manera ilegal gracias a sus contactos en la Policía y las compañías telefónicas.

En las conversaciones grabadas Asenjo -que fue el enlace entre Villarejo e Iberdrola- y el comisario se refirieron en distintos momentos al «señorito» o «don Ignacio» en alusión, según consideran los investigadores, a Ignacio Sánchez Galán. En la Fiscalía Anticorrupción ven obligado que el juez cite al aludido a declarar.

Otros audios incautados al excomisario Villarejo con conversaciones con los exjefes de seguridad de BBVA, CaixaBank o Repsol motivaron la imputación de los expresidente de las entidades bancarias Francisco González (FG) e Isidro Fainé y del presidente de Repsol Antonio Brufau. También en estos casos se aborda si estuvieron al tanto de la contratación de Villarejo y de su condición policial, por eso se les investiga ya por presunto delito de cohecho.