Aragonés llama represor al Supremo y Podemos dice que el tiempo de los jueces se ha acabado

|
Unidas Podemos ha lanzado una andanada al Estado de Derecho al decir que «el tiempo de los jueces ha terminado» en referencia al informe del Tribunal Supremo en contra de los indultos a líderes del «procès» y ha afirmado que hay que dar paso «al tiempo de la política» en favor de la libertad de los presos condenados por el Alto Tribunal.

«No podemos empezar la Mesa de Diálogo con la contraparte en la prisión», ha advertido el presidente del grupo de Unidas Podemos-En Comú Podem en el Congreso, Jaume Asens.

«Quienes fueron parte del problema sabíamos que no serían parte de la solución. Los jueces deben dejar de ser ya los guionistas de la política«, ha dicho Asens tras avanzar que ve «buena voluntad» al presidente del Gobierno para conceder los indultos. La gravedad de dichas declaraciones estriban en que el grupo político que las vierte forma parte de la coalición del gobierno. El Ejecutivo, pues, vuelve a atacar la función judicial.

Ante la necesidad de que cada indulto pueda tener la exigencia del arrepentimiento, el dirigente de Unidas Podemos ha señalado que no es un requisito que esté en la ley, porque en España «no se puede pedir a nadie que renuncie a sus idea políticas».

Por otra parte, desde ERC y la CUP se sigue reclamando no solo los indultos sino una ley de amnistía para todos los encausados desde 2013 y, mientras la diputada de ERC Carolina Telechea ve como «única solución posible» esta opción, la portavoz de la CUP, Mireia Vehí, ha acusado a los jueces del Supremo de hacer «una interpretación ultraconservadora» para vengarse de los independentistas.

Detrás del informe del alto tribunal, lo que trasciende es la ideología de los magistrados, «que incorpora no solo el nacionalismo español más recalcitrante sino los argumentos de la extrema derecha», ha dicho Vehí.

«Si los jueces hacen política, lo que tiene que hacer el Gobierno de España es hacer política«, ha puntualizado instando al Ejecutivo a que vaya más allá de los indultos y hable de amnistía y autodeterminación.

Por su parte el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha acusado este miércoles al Tribunal Supremo (TS) de seguir con su «línea represiva» contra los líderes del «procés», por lo que ha reclamado al Gobierno Pedro Sánchez una solución «lo más justa y lo más pronto posible» y no se «opondrá» a los indultos.

El informe del Supremo, según el president, «sigue la línea represiva propia de una causa general contra el independentismo».

Por ello, piensa trasladar al presidente del Gobierno la necesidad de buscar una solución «justa y lo más pronto posible» al «conflicto político», que pase por una «amnistía» y por el ejercicio del «derecho a la autodeterminación» de Cataluña.

Sin embargo, Aragonès no se «opondrá» a los indultos para los nueve líderes independentistas presos.