Archivada la causa contra el diputado del PP Daniel Serrano por falsa agresión sexual

|

El juez instructor ha acordado el sobreseimiento de la causa abierta contra el diputado del PPC en el Parlament, Daniel Serrano, por los supuestos delitos de agresión sexual y lesiones al no haber quedado «debidamente justificada» la comisión de estos delitos.

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) abrió una investigación por agresión sexual y lesiones a Serrano a raíz de la denuncia presentada el 15 de noviembre de 2019 por una compañera del partido, con la que mantenía relaciones íntimas consensuadas «esporádicas» y «puntuales» desde 2013, por unos hechos supuestamente ocurridos en 2015 y 2016.

Tras su imputación, el entonces secretario general del PPC tuvo que apartarse, ante el escándalo mediático, de todas sus responsabilidades orgánicas y electorales. Otra pena de banquillo televisivo que truncó una carrera política y dañó una reputación. ¿Quien repara ahora el daño producido?

En un auto, el magistrado instructor de la Sala Civil y Penal del TSJC ha archivado de forma la causa abierta contra Serrano, ya que todas las diligencias practicadas por los diferentes juzgados durante la fase de investigación permiten adoptar «fundadamente» esta decisión de sobreseimiento.

Según el juez instructor, «no es suficiente» con que la mujer invoque su supuesto derecho a la celebración de un juicio oral en el que poder probar que se cometieron los hechos denunciados «si los indicios en que se sustenta su solicitud no tienen entidad incriminatoria suficiente y si no se aprecia en estos momentos ninguna posibilidad de aportar otros».

El magistrado sostiene que si la mujer no ha dado «explicaciones razonablemente satisfactorias sobre el notable retraso» en la presentación de la denuncia -a finales de 2019 por unos hechos sucedidos supuestamente en los años 2015 y 2016.

Tampoco ha dado explicaciones suficientes sobre la buena relación que siguió manteniendo con el diputado como compañeros de partido después de que se produjeran presuntamente los hechos denunciados, hasta que esta se deterioró por completo a finales de 2019, tres años después del «episodio más grave de entre los que son objeto de la denuncia».

Por contra, sostiene la Sala, el denunciado no se ha limitado a negar los hechos, sino que ha aportado numerosa documentación con el fin de demostrar que, por un lado, en las tres fechas en las que se sitúan los hechos —24/03/2015, 21/06/2015 y 13/11/2016— «no estuvo ni pudo estar en compañía de la denunciante».

Por otro lado, prosigue el juez, el diputado también ha aportado documentación relativa a los días inmediatamente posteriores a dichas fechas, en los que el «comportamiento de la denunciante para con él fue incompatible con la comisión de los delitos que se le imputan», al igual que el demostrado en los tres años siguientes hasta la presentación de la denuncia.