Transparencia fiscal

Ayuso presenta una herramienta para que los madrileños sepan el destino de sus impuestos

|

La Presidente de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, presentó este lunes la puesta en marcha de una herramienta informática cuyo objetivo es que los contribuyentes puedan conocer el destino de sus tributos.

Ayuso explicó que se trata de la calculadora ‘¿Dónde van mis impuestos?’, “una de las medidas más innovadoras de la política nacional” y un compromiso de su programa electoral “que supone, por encima de todo, un ejercicio de transparencia y de responsabilidad con el dinero del contribuyente y de respeto con el gasto público”.

Con esta aplicación, añadió, “de una manera intuitiva y fácil de manejar, cualquier persona que tenga su domicilio fiscal en la región podrá saber qué parte de sus ingresos anuales se dirige a la financiación de servicios públicos como sanidad, educación, transporte o cultura”.

Dentro de cada una de estas áreas, se podrá consultar la aportación a sus principales líneas de actuación: hospitales, Atención Primaria, transporte público, carreteras, educación pública, universidades o atención a personas mayores, entre otras.

Asimismo, cada madrileño podrá conocer lo que contribuye al sostenimiento de estos servicios para el resto de comunidades autónomas a través del Fondo de Garantía de Servicios Públicos Fundamentales.

“Somos los que más aportamos al Fondo de Garantía de Servicios Públicos Fundamentales desde su creación en 2009 y eso es, entre otras cosas, gracias al esfuerzo de los ciudadanos en Madrid”, según Ayuso, para quien “pagar impuestos es fundamental, como lo es una burocracia garante y eficaz”, pero en ningún caso, ninguna de las dos cosas “pueden suponer un lastre”.

“Nuestra intención con esta calculadora fiscal es que el contribuyente sepa cuánto está invirtiendo en estas políticas que redundan en bienestar y en prosperidad, pero, además, en la de todos”, señaló.

Asimismo, Ayuso aseguró que Madrid seguirá defendiendo su política fiscal ante cualquier “ataque político” para continuar siendo una economía “abierta y dinámica”.

Desde el Gobierno afirman que hay que subir los impuestos y justifican que hay que convertir a España en un infierno fiscal para pagar la educación o la sanidad, pero es que el gasto para salarios de los maestros o de los médicos no ha de verse afectado sino el que hacen desde la Administración del Estado para reforzar su poder frente al ciudadano”, apunto Ayuso.

“Lo hacen ante los micrófonos mientras que, en el ejercicio de sus responsabilidades, aumentan un 166% las subvenciones a organizaciones afines, crean embajadas en el extranjero para criticar a España, destinan casi 160 millones de euros en campañas de publicidad y propaganda, aumentan en 33 millones las retribuciones a asesores y altos cargos, que ya han aumentado en otros 140, o despilfarran 820.000 euros para dotar al comedor del Ministerio de Empleo de botellas de vino y marisco”, denunció.