Benedetto Croce, algunos indicios de la llegada de los bárbaros.

|

Un clásico, para Italo Calvino, «es un libro que nunca termina de decir lo que tiene que decir”. El historiador liberal Bendetto Croce definía la historia como una forma  de conocimiento contemporáneo, de manera que no trata solo de averiguar el pasado, sino que está viva en cuanto su estudio viene motivado por un interés que surge en el presente.

La teoría y práctica de la cancelación, que es la nueva policía cultural y consiste en la expulsión de Universidades, colegios y bibliotecas de autores y libros políticamente incorrectos, o en el derribo de estatuas, o en la censura de cuadros o de autores, no deja de ser una actualización de la quema de libros y las hogueras de las vanidades que en el mundo han sido. Tras la segunda guerra mundial, en medio de aquella Europa en ruinas, Benedetto Croce identificó los signos del advenimiento de los bárbaros en todo tiempo y lugar, capaces de pulverizar en un momento la larga historia de una gran civilización. Y lo decía así:

«Cuando los espíritus bárbaros recobran vigoro no solo derrotan y oprimen a los hombres que representan la civilización, sino que se dedican a destrozar las obras que para ellos eran instrumentos de otras obras, y destruyen hermosos monumentos, sistemas de pensamiento, todos los testimonios del noble pasado, cerrándoselos escuelas, dispersando o incendiando museos y bibliotecas y archivos…No es preciso buscar ejemplos de tales cosas en las historias remotas, porque las de nuestros días los ofrecen con tanta abundancia que incluso hemos perdido el sentimiento de horror por ellos».

Parece escrito en plena era de la cancelación, de censura del pensamiento y de policía cultural a manos de la izquierda. Nada nuevo bajo el sol.