El católico Biden y el aborto

Biden omite en el presupuesto la enmienda Hyde que prohíbe la financiación federal del aborto

|
Por Valerie Richardson
El presidente Biden ha recibido una reprimenda de los obispos estadounidenses por omitir en su propuesta de presupuesto de 6 billones de dólares la Enmienda Hyde, que prohíbe la financiación federal del aborto, rompiendo así un precedente presupuestario vigente desde 1976.
La Conferencia Episcopal de Estados Unidos emitió el viernes una declaración del arzobispo Joseph F. Naumann de Kansas City (Kansas), presidente del Comité de Actividades Pro-Vida, en la que insta al Congreso a «rechazar la propuesta de la Administración de subvencionar la muerte de niños no nacidos».
«Pido a todos los líderes del gobierno que trabajen para conseguir un presupuesto que realmente construya el bien común de todos», dijo. «Esto debe incluir las numerosas propuestas del presupuesto presentado por el Presidente que buscan proteger a las personas vulnerables. Y también debe preservar la Enmienda Hyde y las disposiciones relacionadas que han protegido a millones de bebés no nacidos, y a madres en circunstancias difíciles, de la tragedia del aborto.»
La declaración se produjo poco después de que el Sr. Biden cumpliera su promesa de campaña de 2019 de desechar la Enmienda Hyde, revirtiendo su anterior apoyo a la medida bipartidista incluida en todos los presupuestos federales durante 45 años.
El movimiento fue especialmente llamativo dado que el Sr. Biden es sólo el segundo presidente católico en la historia de Estados Unidos. En enero, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, lo describió como asiduo a la iglesia y «devoto católico».
«Joe Biden puede decir que es un católico devoto todo lo que quiera, pero cuando se trata de elegir entre su Iglesia y la industria del aborto, nunca hay duda de dónde está su verdadera devoción», dijo CatholicVote en un tuit del viernes.
La omisión de Hyde provocó el aplauso de los demócratas y de los grupos proabortistas, entre ellos Planned Parenthood, el mayor proveedor de abortos del país.
«El presupuesto del presidente Biden, que propone acabar con la Enmienda Hyde, es un paso histórico en la lucha por la libertad reproductiva», dijo la presidenta de Planned Parenthood, Alexis McGill Johnson, en un comunicado.
La representante Ayanna Pressley, demócrata de Massachusetts, tuiteó: «Los presupuestos deberían ser un reflejo de nuestros valores. Estoy muy contenta de ver a @POTUS proponer un presupuesto libre de la Enmienda Hyde».
«Es hora de aprobar un presupuesto federal que afirme la atención al aborto como el derecho fundamental que es», añadió.
Sin embargo, si Biden consigue levantar la prohibición de Hyde, probablemente no será a través del proceso presupuestario del año fiscal 2022, como dejaron claro los republicanos.
El senador de Carolina del Sur Lindsey Graham, el republicano de mayor rango en el Comité de Presupuesto del Senado, describió la propuesta del presidente como «muerta al llegar«, citando sus dramáticos aumentos en el gasto no relacionado con la defensa y los impuestos.
El líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, dijo que Biden está «destruyendo décadas de precedentes establecidos al pedir el aborto directo financiado por los contribuyentes«.
La Enmienda Hyde, que ha sido revisada en varias ocasiones, prohíbe que Medicare, Medicaid y otros programas sanitarios federales financien la mayoría de los abortos, con excepciones por violación, incesto y para salvar la vida de la madre.
Los defensores de la vida citaron una encuesta realizada en enero por Marist/Knights of Columbus, según la cual el 77% de los estadounidenses se oponen a la financiación federal para promover los abortos en el extranjero y el 58% se oponen a utilizar el dinero de los contribuyentes para pagar los abortos en Estados Unidos.
«El presidente Biden, que en su día fue partidario de políticas que protegen la vida de los no nacidos y de sus madres, hoy se pliega a las voces más extremas de su partido», dijo Marjorie Dannenfelser, presidenta de la Lista Susan B. Anthony. «Instamos a nuestros aliados en el Congreso a que no tengan miedo de luchar para preservar el principio de Hyde de base común».
Los obispos de EE.UU. llamaron al Sr. Biden en marzo por no incluir el lenguaje de la Enmienda Hyde en el plan de estímulo de 1,9 billones de dólares, una ruptura con el gasto anterior de la pandemia, calificándolo de «inconcebible.»
Se espera que los obispos discutan en su reunión del mes que viene si los políticos pro-abortistas deben recibir la comunión, un tema que ha crecido a medida que el Sr. Biden persigue políticas agresivas destinadas a ampliar el acceso al aborto.
«El aborto financiado por los contribuyentes representa un fracaso para servir a las mujeres en su maternidad, financiando la desesperación y la muerte en lugar de la esperanza y la vida», dijo el arzobispo Naumann en su declaración. «Estos recursos se emplearían mucho mejor apoyando a las mujeres en embarazos de crisis y a las madres primerizas con dificultades, para que ninguna mujer sienta nunca la presión económica de abortar».