Casado: El problema es Sánchez, el que se tiene que ir es él

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, participa en un desayuno informativo, este martes en Madrid. EFE/Fernando Alvarado
|
El líder del PP, Pablo Casado, ha asegurado, tras remodelar Pedro Sánchez su Gobierno, que «el problema de España» es el jefe del Ejecutivo y «el que se tiene que ir es él» y le ha acusado de agotar los «escudos humanos» con 17 ministros «purgados» en dos años y cinco crisis de Gobierno.

El líder de la oposición ha señalado en su cuenta oficial de Twitter que el Gobierno está en crisis. «Más caos, despilfarro y radicalidad con los comunistas de su insomnio y los secesionistas mandando», ha denunciado.

Desde San Sebastián, donde se celebra la Escuela de Verano Miguel Ángel Blanco, el portavoz nacional del PP y alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida ha calificado la crisis de Gobierno de una «moción de censura» que Sánchez se ha hecho «a sí mismo» y ha insistido en que debe convocar elecciones, como han reclamado este sábado todos los dirigentes del PP.

El portavoz popular ha puesto el acento en que los ministros relevados, como Carmen Calvo y José Luis Ábalos, y el jefe de gabinete Iván Redondo, constituían el «equipo más cercano» al presidente, por lo que la responsabilidad de sus actuaciones corresponde a Sánchez.

«Cuando uno fulmina a su equipo más cercano, responsable de la coordinación del Gobierno, del Partido Socialista, de la estrategia…, quien falla no es ni Redondo, ni Calvo, ni Ábalos, falla Pedro Sánchez como presidente del Gobierno, que se ha hecho una moción de censura a sí mismo», ha insistido.

«Cuando fallan, no es a los más cercanos a los que hay que cesar, sino a aquel que los dirige, y convocar elecciones automáticamente», ha agregado y ha explicado que los ministros sustituidos se han «achicharrado» por Sánchez, por ejemplo con los indultos a los condenados del procés, firmados por Juan Carlos Campo como titular de Justicia, que también sale del Ejecutivo.

Y ha reprochado que la remodelación no haya afectado a Unidas Podemos, ni siquiera después de «ridiculizara» en público al ministro de Consumo, Alberto Garzón, y que tampoco se haya reducido la estructura administrativa del Ejecutivo, que sigue siendo «caro e ineficaz».

La remodelación responde, a juicio de Almeida, a un ejercicio «personal» de «supervivencia» de Sánchez. Sin embargo, «no se puede pretender dar un giro de 180 grados y que lo haga el mismo que nos ha llevado a esta situación» y «quien ha reconocido que su Gobierno es un fracaso no puede permanecer impune al frente de ese Gobierno», por lo que ha pedido de nuevo elecciones generales.