China construye una base militar secreta en Camboya

|

Tener una base en este país fortalecerá su posición para reclamar la totalidad de las aguas en el Mar Meridional de China, por el que circula el 30% del comercio global y contiene grandes yacimientos de petróleo y gas

El Gobierno de China ha rechazado este martes que esté construyendo una instalación naval en Camboya, concretamente en la ciudad de Ream. Pekín sale así al paso de una información del diario estadounidense The Washington Post en las que se afirmaba que el gigante asiático estaba construyendo dicha base en el país del sudeste asiático para uso exclusivo de su Ejército.

Según el artículo de The Washington Post, mientras fuentes occidentales afirman que el Ejército de Liberación Popular (ELP) de China utilizará en exclusiva la base naval de Ream, situada en la provincia de Sihanoukville, un funcionario chino habría confirmado al diario que el Ejército chino usaría solo «una parte» de la infraestructura.

Desde Pekín lo niegan rotundamente y aseguran que «la parte camboyana declaró que la Constitución del país no permite a países extranjeros construir bases militares en Camboya”, según ha afirmado el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Zhao Lijian, en rueda de prensa.

Zhao destacó que “la reconstrucción de la base de Yunyang está dirigida a fortalecer la habilidad de la Armada de Camboya para mantener la integridad territorial y combatir el crimen marítimo”.

China denuncia no que EE.UU. cuestione la posibilidad de que esto sea una opción cuando tienen “800 bases militares alrededor del mundo y su gasto militar equivale a la suma de los nueve siguientes países”, añadió Zhao.

La posibilidad de que China tenga una base en Camboya fortalecería su posición a la hora de reclamar la totalidad de las aguas en el Mar Meridional de China, por el que circula el 30% del comercio global, además de albergar importantes de yacimientos de petróleo y gas.

Lugar estratégico para China

La base naval Ream se encuentra en el golfo de Tailandia, un lugar estratégico que permitiría a China fortalecer su control en las aguas del Sudeste Asiático, cuya soberanía se disputa con varios países de la región: Vietnam, Malasia, Brunéi, Indonesia y Filipinas; además de Taiwán.

Por otro lado, la marina china ya es la más grande del mundo en número de embarcaciones, lo que según expertos Pekín intenta complementar con más bases navales en ubicaciones estratégicas.