ANTE LA DICTADURA DEL RELATIVISMO

El Vaticano a vueltas con la calderilla, la homotransfobia y el Papa Francisco

|

Por Specola, en Infovaticana

Seguimos a vueltas, y mucho que nos tememos que seguiremos por mucho tiempo, con las finanzas del Vaticano, o más bien, con lo que queda de ellas. La ausencia de ingresos consecuencia de la epidemia está haciendo pasar el Vaticano los peores momentos de su historia. Los nervios están a flor de piel y hoy tenemos dos documentos filtrados que denotan que vivimos momentos de decisiones desesperadas intentando resolver lo que ya tiene muy mala solución.

Tosati, en su blog, nos trae un reciente comunicado de la Secretaría para la Economía en la que se ordena a todos los organismos que depositen todos sus dineros, lo que les queda, en el APSA, la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica, este organismo es el que se encarga de los gastos ordinarios de los dicasterios y de pagar sus nóminas mensuales. Las inversiones no cubren el dinero de los depositantes y falta liquidez para los pagos más elementales. La carta de dos folios tiene tintes desesperados que no solucionarán las cosas. A esas alturas, y con ausencia total de falta de previsión en tiempos de bonanza, no es fácil encontrar remedios, estamos ante las vírgenes necias en todo su esplendor, en este caso puede que ya nos sean ni vírgenes con lo que la necedad es todavía mayor.

Tenemos la sensación de que: «Buscan las monedas que se han caído de los bolsillos entre los cojines del sofá y los sillones, nos dijo en broma uno de los expertos consultados. Por supuesto, el cierre de los Museos y la única reapertura parcial (no hay ríos de turistas del pasado) ha sido un duro golpe para las entradas, y también para la liquidez de la Santa Sede». «Si todas las instituciones de la Santa Sede eliminan los fondos depositados en el IOR, transfiriéndolos al APSA, solo las «cuentas no oficiales» probablemente permanecerían en el IOR. En términos técnicos, significaría distinguir e implementar el «Banco malo» del «Banco bueno». La Santa Sede mantendría el Banco bueno y el Banco malo podría venderse, por ejemplo, a un banco suizo o luxemburgués».

Seguimos a vueltas con la ley de homotransfobia y sus consecuencias. La pregunta que muchos e hacen con preocupación es clara: ¿hasta el Papa, mañana, podría ser «investigado», en principio, sobre la base de la ley, recién presentada en el Parlamento, sobre la homotransfobia? ¿O podrían ser obispos, sacerdotes y fieles que informan sobre el magisterio? El cardenal Ruini está de acuerdo en que: «Este es un ejemplo típico de la dictadura del relativismo». Los crímenes tipificados en esta propuesta de ley son tan generales que la crítica, por ejemplo, del matrimonio entre personas del mismo sexo o la teoría de género u otras solicitudes LGBT, podría ser cuestionada y juzgada mañana como «discriminación» o «instigación a odio». Para la Iglesia Católica, su propia libertad se verá afectada. ¿Tendremos que censurar, o peor, autocensurar, los textos Bíblicos y el Catecismo de la Iglesia Católica?

Otro ámbito importante en que tenemos problemas es en el Fondo de Asistencia Sanitaria que afecta a todos los trabajadores del Estado Ciudad del Vaticano y de la Santa Sede. Korazym nos ofrece un extenso artículo sobra la situación de su director con interesantes documentos internos. El Fondo Sanitario está intervenido aunque esto ha pasado desapercibido para la opinión pública. El el 3 de abril de 2019 se comunicaba en vía confidencial a los organismos interesados que: «El cardenal Pietro Parolin ha designado al Prof. Giovanni Battista Doglietto como» delegado ad acta «, con la tarea de coordinar y supervisar todas las actividades del Fondo de Atención Sanitaria (FAS) y las actividades necesarias y relacionadas en colaboración con el Departamento de Salud e Higiene del Estado de la Ciudad del Vaticano. El viernes 5 de abril de 2019, el Prof. Doglietto tomará posesión de su oficina en las instalaciones en el segundo piso del Palacio Belvedere en la Ciudad del Vaticano. La noticia aún es confidencial, pendiente de publicación en el Boletín de la Sala de Prensa de la Santa Sede. Por lo tanto, es (por el momento [y esto se ha mantenido]) una comunicación interna, que el Secretario de Estado ha enviado a los organismos apropiados (Gobernación y APSA). Es una noticia que probablemente no atraerá tanta atención en los medios de comunicación y las redes sociales, pero que es de gran interés para aquellos asistidos por el FAS, incluidos aquellos que escriben ». El director del Fondo ya no puede utilizar la matricula CV en su llamativo coche de lujo que contrasta en estos tiempos de austeridad franciscana. La preocupación entre los trabajadores es máxima y se añade a otras preocupaciones, no precisamente menores, consecuencia de la epidemia.

Una economista elegida por el Papa Francisco para la comisión post epidemia nos aconseja que «aprendamos de las plantas a cooperar para salvar el planeta». Estamos rodeados de genios que nos quieren salvar la vida, de esto no podemos tener dudas la afirmación se define por sí misma. ¡pobre planeta!

McCarrik cumple 90 años y seguimos sin el informe prometido por el Papa Francisco en persona que todo iba a aclarar a finales del 2019 o primeros del 2020 que ya está más que mediado. La expulsión del sacerdocio quiso tapar una corrupción continuada y consentida durante medio siglo que la nadie sabía nada y evitar un proceso judicial que haría aflorar demasiadas complicidades. El tema sigue muy vivo, sobre todo en los Estados Unidos, y el informe parece bloqueado en la Secretaría de Estado que no está muy dispuesta a admitir responsabilidades y cargar con sus consecuencias.

«…les dio autoridad para expulsar espíritus inmundos y curar toda enfermedad y dolencia.»