EL MUNDO SIGUE CONMOCIONADO

Kobe Bryant y su hija fueron a misa y comulgaron justo antes del accidente

|

El mundo está conmocionado por el fallecimiento de Kobe Bryant, uno de los mejores jugadores de baloncesto de la historia y una figura que trasciende el deporte.

Bryant, jugador durante toda su carrera de Los Ángeles Lakers, fue criado como católico por su familia, fe que alimentó durante su infancia en Italia.

Tres días después de la tragedia, se van conociendo más detalles sobre este triste suceso. Kobe Bryant y su hija, que se dirigían a un partido de Gianna, acudieron a misa de siete de la mañana en la iglesia de Nuestra Señora Reina de Los Ángeles del condado de Orange. Los testigos confirman además que ambos comulgaron, según recoge Religión en Libertad.

La portavoz de la parroquia Nuestra Señora Reina de Los Ángeles, Julie Hermes, ha confirmado que «la leyenda del baloncesto salió (de la misa) por la parte posterior y se fue pronto para evitar molestar a otros feligreses». «Asistió a la misa de 7 de la mañana antes de ir al aeropuerto John Wayne del Condado de Orange. Me imagino que fue directo al aeropuerto, porque la misa fue de 7 a 8 de la mañana. Fue muy discreto. Él entraba y se quedaba atrás, y su familia también, y luego solía irse un poco antes del final de la celebración», ha dicho.

Asimismo, ha manifestado que «Kobe era muy querido en la iglesia y muy devoto, muy dedicado a su fe» y que todos están «consternados».