'LEGALIZAR NO SIGNIFICA MORALIZAR'

La gran pandemia mundial es el aborto legal, denuncia un obispo italiano

|

Por Carlos Esteban en Infovaticana.

¿Qué pasaría si la atención que prestan los medios a informar puntualmente cada día sobre los muertos y afectados por la pandemia de coronavirus se aplicase al aborto legal, que mata cada día a decenas de miles y ha acabado ya con la vida de millones?, se pregunta en la página diocesana online el obispo emérito de Ventimiglia-Sanremo, Alberto María Careggio. Esa es, dice, la gran pandemia mundial.

Una enorme pandemia, un ‘virus’ terriblemente letal que causa cada año seis millones de muertos: el aborto legal. Así se expresa el obispo emérito de Ventimiglia-Sanremo, monseñor Careggio. Y es una pandemia que, además, “mata la conciencia de quienes la practican y la de los gobernantes que, al legislar, pretenden eliminar el horror del asesinato”.

Escribe Careggio: “Legalizar no significa para nada moralizar una acción que es contra la vida: se dice popularmente que [el aborto] clama venganza delante de Dios; ¡y bien, es así! El heroísmo de todos aquellos que hacen lo posible para salvar la vida de otras personas con el riesgo propio es más edificante. Eso enuncia que el mal no tiene la última palabra. De la catástrofe y los escombros de esta pandemia, debemos esperar el despertar de esos valores humanos y cristianos, de amor y solidaridad, de altruismo y generosidad, de compasión y ternura, adormecidos, pero no desaparecidos: son y continúan siendo la marca de la mano de Dios que él quería crear al hombre a su imagen, semejanza y sueños de nuevos hombres para una nueva sociedad”.