CONTRA LA CRISIS DEMOGRÁFICA

Más de 200.000 familias se benefician del programa de Orbán para impulsar la natalidad

|

Hungría puso en marcha justo hace un año, en julio de 2019, el Plan de Acción para la Protección de la Familia, una apuesta por la natalidad que ya da sus frutos.

Más de 200.000 familias se han beneficiado de dicho programa, cuya medida estrella son los 29.000 euros que el Gobierno presta sin intereses a las parejas casadas y que no tienen que devolver si tienen 3 hijos o más, según ha señalado la ministra de Estado de Asuntos de Familia, Katalin Novák. Una tercera parte del préstamo queda perdonada si el matrimonio tiene dos hijos, y si aumentan la familia con tres o más vástagos, la deuda queda totalmente cancelada.

Otra de las medidas más famosas del Plan, según recoge ABC, es que las mujeres con cuatro o más hijos no pagan el impuesto sobre la renta (IRPF). Los responsables también han construido nuevas guarderías, tal y como contemplaba el plan, y han dado facilidades en el acceso a la vivienda o para la compra de coches de siete plazas.

El resultado, según asegura el Ejecutivo de Viktor Orbán, es que el número de divorcios en Hungría se encuentra ya en datos mínimos mientras que el de matrimonios está en máximos (ha aumentado en los primeros meses de 2020 más del 28% en comparación con 2019), la tasa de fertilidad también está aumentando en comparación con la del año pasado y se han reducido en un tercio el número de abortos.

El país, de 9,8 millones de habitantes y un sueldo medio que ronda los 800 euros, lleva tiempo analizando y tomando medidas con la que revertir el declive demográfico en el que se encuentra por la falta de nacimientos y la emigración, y también financia desde el 1 de febrero de 2020 los tratamientos de fertilidad.