PUBLICIDAD
TRAS UN PROCESO LEGISLATIVO

Rumanía aprueba una ley contra la ideología de género en los colegios

|

Rumanía ha aprobado una modificación legal por la que se impedirá difundir en las aulas la ideología de género, una decisión que se ha tomado tras un proceso legislativo para modificar la Ley Nacional de Educación cuya propuesta arrancó el pasado mes de noviembre con su registro en el Parlamento y que fue debatida en el pleno del Congreso el pasado 2 de febrero y ratificado por el Senado el pasado 17 de junio.

Según recoge Actuall, la modificiación legal estipula que “en las instituciones educativas y en todos los espacios destinados a la educación y formación profesional, incluidas las unidades que ofrecen educación extracurricular, están prohibidas las actividades que violen las normas de la moralidad; las actividades que puedan poner en peligro la salud y la integridad física o mental de niños y jóvenes, respectivamente del personal docente, el personal docente auxiliar y el personal no docente y las actividades políticas.

PUBLICIDAD

También el proselitismo religioso; las actividades para difundir la teoría u opinión de la identidad de género, entendida como la teoría u opinión de que el género es un concepto diferente del sexo biológico y que los dos no son siempre iguales; las actividades que contravengan los principios previstos en el art. 3 -los principios que rigen la educación preuniversitaria y superior, así como el aprendizaje permanente en Rumania, de acuerdo con la Ley Nacional de Educación-.

El impulsor de la iniciativa es el líder del partido Parlamento del Movimiento Popular (PMP) Emil-Marius Pascan que fue senador del Partido Democrático Liberal entre 2012 y 2016 y que desde entonces entró en el Congreso con su nuevo partido, tras un breve paso por el Partido Nacional Liberal.

A través de su página personal, en un artículo titulado ‘Tenga paciencia para leer esta publicación hasta el final: ¡Terminaremos disculpándonos por ser normales en Rumania hoy!’, denuncia que “en todos los canales posibles, neomarxistas y progresistas, liderados por USR-PLUS, pero también por otros políticos que propagan insistentemente los derechos y prioridades de quienes representan a las personas LGTBI, respectivamente, las minorías sexuales, nos atacan y nos insultan por todos los medios posibles” sobre la base de la “mascarada” del llamado Convenio de Estambul de 2011 y que que define el género como “roles, comportamientos, actividades y atributos socialmente construidos, que una sociedad dada considera apropiada para mujeres y hombres”.

“La pregunta es ¿cómo llegó a firmar y ratificar el estado rumano una convención que contiene (…) disposiciones contrarias a nuestra cultura y tradiciones y a la naturaleza humana?, señala Pascan, quien recuerda que el Tribunal Constitucional de Bulgaria consideró que las disposiciones del Convenio de Estambul son inconstitucionales porque “al definir el género como una construcción social, los límites de género se relativizan y, si la sociedad pierde su capacidad de distinguir entre mujeres y hombres, la lucha contra la violencia contra la mujer se convierte en algo formal, un compromiso incumplido”.

PUBLICIDAD