Testimonio de fundador de BLM que dimitió tras conocer la fea verdad de la organización

|

El fundador de un capítulo de Black Lives Matter en St. Paul, Minnesota, acaba de confesar en un vídeo revelador. Rashard Turner reveló que «dimitió» después de «conocer la fea verdad» sobre el grupo y su forma de actuar.

El vídeo fue publicado por TakeCharge, una organización dirigida por negros que rechaza la teoría racial crítica y la cultura «woke» de la izquierda.

En el vídeo, Turner dice lo siguiente:

«Nací en Minneapolis en 1985. En aquella época llamábamos hogar a la zona norte, a la calle 18 y Queen. Cuando tenía dos años, mi padre fue asesinado a tiros. Mi madre no pudo cuidar de mí. Así que me criaron mis abuelos. Me dijeron que si iba a cambiar mi vida para mejor, la educación era la respuesta.

Así que trabajé duro en la escuela, entré en la Universidad de Hamlin y obtuve un título universitario, el primero de mi familia. Luego hice un máster en educación en la Universidad St. Soy la prueba viviente de que, sea cual sea tu comienzo en la vida, la educación de calidad es un camino hacia el éxito. Quiero el mismo éxito para los niños de nuestras comunidades. Por eso, en 2015, fui fundador de Black Lives Matter en St. Paul.

Creí que la organización representaba exactamente lo que el nombre implica, las vidas negras sí importan.

Sin embargo, después de un año dentro, aprendí que tenían poca preocupación por reconstruir las familias negras, y les importaba aún menos mejorar la calidad de la educación de los estudiantes en Minneapolis. Eso quedó claro cuando denunciaron públicamente las escuelas concertadas junto con el sindicato de profesores. Yo estaba dentro de Black Lives Matter.

Y aprendí la fea verdad. La moratoria de las escuelas concertadas no apoya la reconstrucción de la familia negra. Pero sí crea barreras para una mejor educación de los niños negros.

Renuncié a Black Lives Matter después de un año y medio. Pero no dejé de trabajar para mejorar las vidas de los negros y el acceso a una gran educación.

Hoy en día, sirvo como presidente y director ejecutivo de la Unión de Padres de Minnesota. Nos dedicamos a ayudar a los padres a trasladar a sus hijos de las escuelas que fracasan a las que tienen éxito.

Es un trabajo duro, y nos enfrentamos a fuerzas que no quieren que tengamos éxito. Pero el éxito es posible. Basta con mirarme a mí y a los cientos de niños y familias a los que hemos ayudado a tener una gran educación, a romper las cadenas de la pobreza y a llevar una vida de éxito.»