Clases de «baile lésbico», clases de porno, libros sobre trans en 2º de primaria: USA Woke

|

Clases de «baile lésbico», clases de porno, libros sobre transexualidad en segundo de primaria: América tiene problemas Woke

Por JEAN-PATRICK GRUMBERG (*)

«Baile Queer», «Porno», libros sobre transexuales para alumnos de segundo de primaria, el muy izquierdista sistema escolar estadounidense ofrece actualmente estas clases y otras peores, mientras mata la libertad de expresión.

Un intercambio entre dos personajes de «The Sun Also Rises» de Ernest Hemingway dice algo así. Bill: «¿Cómo te arruinaste? «De dos maneras», responde Mike, «primero gradualmente y luego de golpe. «Gradualmente» y «de repente» se aplican a la implosión de la enseñanza superior, que se está llevando por delante a las élites y los responsables políticos de Estados Unidos.

1.- Un colegio de Connecticut aprobó un libro sobre un niño que quiere ser niña para niños de 7 y 8 años, a pesar de las opiniones negativas de los padres. El equipo curricular del Distrito de Escuelas Públicas de Darien dijo que «Julián es una sirena», un libro sobre un niño que quiere ser como las niñas que vio vestidas de sirenas y termina revelando su cambio de identidad de género a su abuela, es apropiado y permanecerá en la escuela para los alumnos de segundo grado. El director Alan Addley dijo que el libro era importante para el programa de aprendizaje social y emocional de la escuela, mientras que los padres dijeron que no estaban contentos con la forma en que el distrito manejó la situación.

«Aquí tenemos a un grupo de personas que controlan todo el programa escolar, y si pasa algo, cae en manos de la administración», dijo Megan Watros, madre de alumnos de segundo curso, que añadió: «Se creen los dueños de nuestros hijos». Da mucho miedo lo que está pasando. Me mantengo firme en mi opinión de que esto es inapropiado para mi hija de siete años. No está bien».

En la universidad, vuelve a subir de nivel. Y ya veo que los principales antiamericanos, que por estrechez de miras y prejuicios sólo se interesan por lo negativo, sólo verán esto de EEUU. No es razón suficiente, para mi gusto, para ocultártelo.

2.- La Universidad de Chicago se vio obligada a aplazar su curso «El problema de la blancura» tras recibir críticas de los medios de comunicación nacionales el pasado otoño. El curso, que iba a ofrecerse a los estudiantes a partir de este invierno, afirmaba que «la blancura ha resurgido como un problema evidente en el discurso político liberal»

«Este seminario examina el problema de la blancura desde una perspectiva antropológica, basándose en trabajos clásicos y contemporáneos de la teoría crítica de la raza», dice la descripción del curso. «Al centrarse en los modos en que diversas formas de posicionamiento social y fenómenos históricos se entrecruzan en la formación de la jerarquía racial, el curso aborda la blancura como un ‘pigmento de la imaginación’ con efectos creadores (y destructores) de mundo».

3.- Como parte de la «lucha contra la blancura», la Universidad de Kansas ofreció un curso titulado «Estudios sobre el Hombre Blanco Enfadado» durante el semestre de otoño de 2022. El curso se impartía en el departamento de Historia y pretendía responder a preguntas sobre los hombres blancos enfadados. Sí, porque los hombres negros son notoriamente callados.

«A veces se dice que los hombres blancos son los más enfadados de todos, al sentirse agraviados e incapaces de adaptarse a las cambiantes realidades de género y raza por miedo a perder su privilegio», reza la descripción del curso. «Nos guste o no, el ‘hombre blanco enfadado’ es una figura prominente en nuestro imaginario cultural y, como tal, un fenómeno digno de estudio.

¿De dónde viene? ¿Por qué está enfadado? ¿Está su ira fuera de lugar? ¿Está culpando a las personas adecuadas? ¿Desde cuándo? ¿Es un fenómeno mundial? ¿Y cómo podemos avanzar? «Este curso pretende responder a estas y otras preguntas explorando el contexto histórico de la ira masculina blanca en la América moderna y cómo se manifiesta hoy en todo el mundo».

4.- Un curso de estudios cinematográficos del Westminster College de Utah, donde algo más de la mitad de los ciudadanos son mormones, titulado «Porno» invitaba a los alumnos a «ver juntos películas pornográficas y debatir sobre la sexualización de la raza, la clase y el género como forma de arte experimental y radical».

«La pornografía hardcore es tan americana como la tarta de manzana, y más popular que el fútbol de los domingos por la noche», reza la descripción del curso. «Nuestro enfoque de esta industria multimillonaria es a la vez como un fenómeno cultural que refleja y refuerza la desigualdad sexual (pero que encierra el potencial de desafiar las normas sexuales y de género) y como una forma de arte que requiere una contemplación seria».

5.- La Universidad de Hawai en Mānoa puso en marcha en otoño de 2022 un curso de «danza queer» impartido por una drag queen local. «La teoría y los estudios queer están emergiendo en los programas universitarios de todo el país», informó University of Hawaii News. UH Mānoa es una de las primeras universidades del país en ofrecer un curso de tres créditos y un semestre completo basado en la práctica de las artes escénicas y la danza queer.

6.- La Universidad Lawrence de Wisconsin ofreció a sus estudiantes la oportunidad de desestresarse en un curso de un crédito llamado «No hacer nada». Los alumnos aprendieron a relajarse y se les animó a practicar mindfulness, poesía y tejido.

El curso ganó popularidad rápidamente: 52 estudiantes se matricularon en el semestre de otoño de 2022, y el profesor espera ofrecer el curso regularmente. Actualmente se encuentra en el catálogo de cursos 2022-2023. Los padres que pagan 52.400 dólares al año por la educación de sus hijos estarán encantados.

7.- El Lewis Center for the Arts de la Universidad de Princeton ofrecerá un curso titulado «Black + Queer + Leather: Black Leather/Sado-maso Culture Materials» que «examinará la fragilidad del compromiso archivístico con las comunidades [queer negras] mediante la revisión de los archivos SM existentes en bibliotecas de investigación, grupos comunitarios, individuos y sus efemérides personales».

«La cultura material de Black Queer SM se resiste a la contextualización en relación con los relatos biográficos debido a los elementos clandestinos de la comunidad», reza su descripción.

Censura extrema, cultura Cancel, wokismo, ¿de quién es la culpa?

La presión del conformismo ideológico, la corrección política y el wokismo en las universidades viene de arriba, concretamente de los administradores.

Mucho antes de reunirse con sus profesores, los estudiantes tienen contacto con los administradores de las instituciones. En Stanford se han matriculado 16.937 estudiantes de grado y posgrado en 2021/2022, y la universidad cuenta con 15.750 empleados administrativos. Son los nuevos comisarios de «diversidad, equidad e inclusión».

«Están omnipresentes en las residencias y espacios sociales, donde actúan como asesores informales. Pero estos administradores también establecen los términos del compromiso y las reglas del discurso estudiantil, incluido lo que se puede decir y hacer, qué temas son sacrosantos y qué no se debe cuestionar nunca», explica Samuel J. Abrams, profesor de política en el Sarah Lawrence College, en un artículo publicado en Newsweek

Y son muy, muy de izquierdas. De hecho, los administradores son el grupo más izquierdista de las universidades, según las encuestas que muestran que los de izquierda y extrema izquierda superan en número a los conservadores en una proporción de 12 a 1, es decir, 6 conservadores por 71 izquierdistas.

Más del 80% de los universitarios practican la autocensura. Los oradores conservadores, independientemente de su reputación y cualidades, son desinvitados o abucheados hasta el punto de que no pueden hablar.

Conclusión

Estados Unidos va mal. Las administraciones universitarias, los administradores y los profesores eran los activistas y los hippies de mayo del 68. Son marxistas, comunistas, socialistas, nihilistas, y desde luego no partidarios de MAGA. Han esculpido los cerebros de los jóvenes dirigentes de las grandes empresas estadounidenses, que algunos comentaristas se sorprenden de que se hayan convertido en Woke, y en la élite del mañana.

Los programas educativos estadounidenses son peligrosos para el futuro de Estados Unidos porque se adhieren a una pedagogía que convierte a los graduados en activistas. Su formación enseña a los estudiantes a deconstruir la sociedad en la que viven, a rechazarla y, a continuación, a promover los puntos de vista socialistas en el trabajo y en su vida social, como un virus que se transmite, con o sin máscara.

Un rayo de esperanza 1: la naturaleza del hombre. Los estudios demuestran que los miembros de la Generación Z -los nacidos después de 1996- aceptan menos la cultura woke, se autocensuran menos y rechazan mayoritariamente la cultura Cancel y la teoría crítica de la raza, a diferencia de sus mayores millennials.

Un rayo de esperanza 2: La matrícula universitaria de primer año en todo el país ha caído en más de 650.000 estudiantes en un solo año, o un 4% – de 2021 a 2022, y alrededor del 14% en la última década, mientras que la población estadounidense sigue creciendo en alrededor de 2 millones de personas al año.

Un rayo de esperanza 3: La ley de Florida «Stop WOKE: Stop the Wrongs to Our Kids and Employees» ha puesto coto a la libertad académica. La ley del gobernador Ron DeSantis impone las normas más estrictas sobre cursos universitarios en EE.UU.
«En Florida, no dejaremos que la agenda woke de extrema izquierda se apodere de nuestras escuelas y lugares de trabajo. En Florida no hay lugar para el adoctrinamiento ni la discriminación», dijo DeSantis.

Muchos estados están siguiendo su ejemplo, más tímidamente por ahora, con leyes «divisorias» para restringir qué y cómo pueden enseñar los profesores de K-12.

(*) Este artículo ha sido originalmente publicado en francés por la web Dreuz.info y su autor es Jean-Patrick Grumberg