Crece el resquemor de Podemos con Yolanda Díaz por no compartir su proyecto

|
Podemos no va a enmendar la plana a Yolanda Díaz por no tener al tanto al partido morado de los pasos que está dando para poner en marcha su «proceso de escucha» con la sociedad civil. La vicepresidente va por libre y en Podemos no hay fuerza suficiente para detener su estrategia. La última muesca de la tocata y fuga de Yolanda Díaz es haber registrado la marca ‘Sumar’ para organizarlo. En Podemos hay un enorme malestar  por el hecho de que la sucesora de Iglesias (investida por él) no comparte ninguna información con ellos.

Ninguno de los partidos de la llamada «confluencia» (Podemos, IU y los comunes), sabían nada de la marca «Sumar».

Aunque no van a entrar en polémicas con la que será la líder de la candidatura electoral si nada se tuerce, sí existe enorme resquemor con su forma de actuar y creen que en algún momento la ministra de Trabajo deberá reunirse con ellos para darles alguna explicación, teniendo en cuenta que este llamado proceso de escucha puede arrancar en poco más de un mes.

En todo caso, en esa tradición de la izquierda del culto al líder, Díaz tiene el apoyo incondicional de los morados, según ellos, y respetan sus plazos y sus decisiones, entre otras cosas porque la vicepresidenta segunda es la tabla de salvación de Podemos y sin ella sus posibilidades electorales cada vez son más reducidas.

Díaz es la esperanza para Podemos y por eso callan ante las maniobras que está llevando a cabo la ministra por su cuenta, aunque no estén cómodos con esta actitud, que les deja completamente al margen de todas sus decisiones.

Hay otros miembros del partido de Ione Belarra, más cerca de Yolanda Díaz, que no ponen ningún pero a la gestión de ésta ni se sienten ninguneados por no tener los detalles de cómo está llevando a cabo toda esta operación. Quizás sí que los tengan.