Crisis del PSOE: Sanchez no variará el rumbo y agotará la legislatura

|

El PSOE, con Pedro Sánchez a la cabeza, se ha limitado a hacer una singular autocrítica, como mera estrategia de comunicacion, tras la derrota del 4 de mayo en las elecciones de la Comunidad de Madrid. Como algo había que hacer, el PSOE ha convertido el tradicional ejercicio de la autocrítica en cortar las cabezas de lo inocentes y en afirmar enfáticamente que hace autocrítica, sin hacerla. Una estrategia de márqueting político, en la mejor linea del binomio Sanchez-Redondo,  sin consecuencias reales.

En ese sentido, la cúpula del PSOE ha señalado que Sánchez está decidido a mantener el rumbo fijado por el Gobierno de coalición y agotar la legislatura.

Esa es la determinación de la Ejecutiva Federal socialista tras el «análisis» de su debacle en los comicios madrileños el mismo día en que se ha anunciado que su candidato en esa cita con las urnas, Ángel Gabilondo, no recogerá siquiera su acta de diputado, así como la dimisión del secretario general del partido en Madrid, José Manuel Franco.

José Luis Ábalos ha dicho, serio, desafiante, que asumen la derrota «sin paños calientes» y admiten fallos de comunicación: «No hemos conseguido centrar nuestro mensaje (…) Tampoco habremos sabido -ha dicho Ábalos- conectar con un estado de ánimo». Ánimos y comunicacion: nada de políticas de fondo, pactos con Bildu o abrazos a Pablo Iglesias.

El propio Sánchez, en su intervención, ha hecho «autocrítica», pero, al igual que ha recalcado su secretario de Organización en la conferencia de prensa, ha subrayado las características especiales de Madrid que les lleva a no extrapolar los resultados a toda España. Es decir, no toman nota.

La derrota, ha recalcado Ábalos, no va a afectar al plan del PSOE de agotar la legislatura y tampoco va a condicionar la política del Gobierno, centrado, ha dicho, en combatir los coletazos de la pandemia y acelerar la reactivación económica.

En varias ocasiones ha señalado que todos los dirigentes asumen colectivamente sus responsabilidades, y él también como secretario de Organización. Pero se desconoce en qué se traduce esa asunción de responsabilidad.

Junto a la «autocrítica» de la Ejecutiva, ha habido este jueves otras voces como la de la secretaria general en Andalucía, Susana Díaz, que han pedido al partido una reflexión interna porque «algo -ha dicho- no estaremos haciendo del todo bien».

Una petición que ha realizado el día en el que se ha decidido adelantar el proceso de primarias para designar al candidato a la presidencia andaluza, y el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, ha anunciado que le disputará ese puesto.