Tensión Rusia-OTAN por Ucrania

Cruce de acusaciones entre Kiev y los separatistas prorrusos por violar el alto el fuego

|
El Gobierno ucraniano y las milicias separatistas prorrusas apoyados por Moscú se acusaron hoy mutuamente de violar el régimen de alto el fuego en el este de Ucrania, donde se enfrentan desde hace casi ocho años en un conflicto que se ha cobrado más de 14.000 vidas.

El alto el fuego en el Donbás se lleva incumpliendo desde que se instauró en 2015 con menores o mayores incidentes, que recoge cada día la Misión Especial de Supervisión de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), que este jueves aún no se ha pronunciado a petición de Efe para confirmar las acusaciones mutuas.

«Es un día intranquilo en el frente. Los ataques de artillería han causado heridos entre militares y civiles y ocasionado daños en la infraestructura», informó en su página de Facebook el jefe de la administración cívico-militar de la región de Donetsk controlada por Kiev, Pável Kirilenko. El funcionario informó sobre daños ocasionados por las milicias separatistas en los pueblos de Mariinka, Krasnogolovka, Taramchuk, Stepnoye y Sládkoye.

El ministerio de Defensa de Ucrania denunció que este miércoles los prorrusos violaron el alto el fuego en 29 ocasiones, sin que se produjeran bajas en las filas de las fuerzas gubernamentales. En 27 de los casos, señaló la entidad, los rebeldes utilizaron armamentos prohibidos por los Acuerdos de Minsk para la solución del conflicto en el este de Ucrania.

Según Kirilenko, en Mariinka una escuela fue alcanzada por la metralla, lo cual obligó a los escolares a guarecerse en un refugio y una mujer de 65 años resultó herida, mientras que en Avdéevka resultó herido un militar. También se reportaron daños en un jardín infantil, sin que hubiese víctimas. Además, el ataque dañó el servicio eléctrico en Krasnogolovka, Taramchuk, Stepnoye y Sládkoye.

Según el parte del mando de las fuerzas conjuntas destacadas en la zona del conflicto, las posiciones ucranianas fueron atacadas con fuego de morteros de 82 y 120 mm y tanques, además de artillería pesada de 122 mm. Además, los separatistas utilizaron drones de ataque, lanzagranadas y ametralladoras pesadas.

Por su parte, las autoproclamadas repúblicas populares de Donetsk(RPD) y Lugansk (RPL) aseguraron que el Ejército ucraniano atacó con fuego de morteros las inmediaciones de nueve localidades bajo su control, según la agencia de los separatistas prorrusos DAN. Los ataques se produjeron entre las 05.32 y 07.42 horas de esta mañana, con el empleo de morteros de 120 y 82 mm, lanzagranadas y ametralladoras. En total, las fuerzas ucranianas lanzaron 67 minas de morteros y 90 proyectiles de más de 12,5 mm, según los prorrusos, que tampoco informaron de víctimas.

El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, condenó estos ataques y subrayó la importancia de continuar el trabajo diplomático y mantener la misión de la OSCE en la región. «Requerimos un mecanismo efectivo de detección de todas las violaciones del cese al fuego», escribió el mandatario en su cuenta de Twitter.

Por su parte, el Kremlin expresó su «gran preocupación» por la escalada en la región del Donbás. «Advertimos en reiteradas ocasiones de que la excesiva concentración de las Fuerzas Armadas de Ucrania en las inmediaciones de la línea de separación, junto a las posibles provocaciones, podría representar un grave peligro», declaró el portavoz de la presidencia rusa, Dmitri Peskov. El representante del Kremlin calificó estos incidentes como una provocación y constató que «en la línea de separación hay un intercambio de golpes»