Casa Real

El Palacio Real recupera el relevo solemne de la Guardia Real

|

Catorce meses después del último relevo solemne en el Palacio Real de Madrid, la Guardia Real ha recuperado una tradición que se remonta a hace más de un cuarto de siglo después de que quedara interrumpida como consecuencia del estallido de la pandemia.

Como cada primer miércoles de mes, la unidad que da escolta al rey y a la Familia Real y que custodia el Palacio de Oriente ha vuelto a desfilar por la Plaza de la Armería ante la mirada de turistas y madrileños que han completado el aforo máximo de 320 personas.

Las campanadas de la catedral de la Almudena y las del reloj del palacio han servido de arranque para la parada militar, abierta con los movimientos floreados que el grupo de honores ha escenificado con sus rifles tras el grito de «lealtad al rey».

En una mañana calurosa, han ido desfilando por la Plaza de la Armería los miembros de las guardias entrante y saliente bajo los acordes de las marchas y pasodobles interpretados por la Unidad de Música.

Los espectadores, de pie en formación entre ellos para mantener la distancia física, se han unido para cantar y aplaudir el estribillo del célebre «Y viva España», prólogo de la entrada en el patio del Escuadrón de Escolta Real con sus elegantes caballos.

Durante 50 minutos, coraceros, centinelas, alabarderos y gastadores de la Guardia Real, con sus uniformes azules con ribetes rojos, han protagonizado la coreografía castrense junto a la caballeriza y los cañones históricos.

En total, han participado unos 350 miembros de la Guardia Real, un centenar menos que en los relevos solemnes anteriores a la pandemia.

Además del público presente en la Plaza de la Armería, varios centenares de personas también han seguido el espectáculo desde la escalinata de la catedral.

El último relevo solemne se celebró el 4 de marzo de 2020, puesto que, pocos días después, se decretó el confinamiento y, posteriormente, se prolongó su suspensión por las restricciones sanitarias.

La parada militar se celebra el primer miércoles de cada mes, excepto en enero, agosto y septiembre.

La tradición de este acto se remonta a noviembre de 1994, cuando se decidió rememorar el que se hacía a diario durante los reinados de Alfonso XII (1874-1885) y su hijo, Alfonso XIII (1902-1931).

Al margen de la ceremonia solemne, cada miércoles se celebra el relevo de guardia ordinario en la Puerta del Príncipe del palacio.

La Guardia Real es la unidad militar que depende de la Casa del Rey para su escolta en el Palacio de la Zarzuela y en los sitios reales.

También cumple esta misión con los jefes de Estado extranjeros que visitan España de manera oficial y la que rinde honores.