Toros

El Rafi abre Puerta de los Cónsules en su primera tarde de matador en Nimes

|

El joven Raphaël Raucoule, el Rafi en los carteles, ha abierto este sábado la Puerta de los Cónsules del coso taurino de su ciudad natal, Nimes, tras cortar tres orejas en la tarde de su confirmación de alternativa en Francia y en la que Antonio Ferrera ha paseado también un trofeo.

El Rafi anduvo animoso y queriendo mucho con un primero de corrida que, a la poste, fue el más interesante del envío por su transmisión y codicia. El joven francés, que confirmaba doctorado en su tierra, no siempre acertó a tocarle las teclas precisas, pero en su debe hay que anotarle algunos muletazos de buen corte por el pitón derecho. Cortó una oreja.

Y dos paseó logró para convertirse «cónsul» del sexto, el toro de más clase y fondo al que toreó más templado y gustándose en el toreo fundamental sobre ambas manos. Faena con enjundia, a más y muy comunicativa con los tendidos, que disfrutaron del joven garlo, que, tras la estocada final, paseó el doble trofeo que le descerraja la Puerta de los Cónsules del anfiteatro de Nimes.

Antonio Ferrera le cortó una oreja a su primero, segundo de la corrida, un toro con poca raza al que había ayudar a tirar hacia adelante y al que el extremeño, a base de temple, le sacó todo lo que tenía dentro, en una faena de menos a más, con pasajes de buen tono en el epílogo, y bien refrendada con los aceros.

No pudo redondear, en cambio, con el cuarto, que se negó a embestir y con el que Ferrera anduvo voluntarioso en una labor de poco eco.

Juan Ortega, que también confirmaba alternativa, no tuvo nada suerte con su lote, pues ni el tercero, que se desfondó a las primeras de cambio, ni el descastado quinto le permitieron pasar de los detalles sueltos. Fue silenciado al término de sendas labores.

FICHA DEL FESTEJO.- Toros de Victoriano del Río, bien presentados y de juego desigual. Encastado, el primero; con poca raza, el segundo; el tercero se desfondó pronto; sin raza y escaso de fortaleza, el cuarto; descastado, el quinto y bueno el sexto.

Antonio Ferrera, oreja y silencio.

Juan Ortega, silencio y silencio.

El Rafi, oreja tras aviso y dos orejas.

La plaza se llenó sobre el aforo permitido, establecido en 5.000 espectadores, que tuvieron aportar una PCR negativa para entrar la plaza, cuya empresa, Simón Casas Productions, se encargó de realizar de forma totalmente gratuita a todos los que quisieron estar esta tarde en los toros en Nimes.