Roca Rey regresa en Córdoba dos años después

|
Álvaro Rodríguez del Moral

Sevilla, 11 may (EFE).- El matador de toros peruano Andrés Roca Rey volverá a vestirse de luces el próximo sábado en el coso de Los Califas de Córdoba después de 631 días sin poder hacer el paseíllo en un ruedo español por el coronavirus y una larga convalecencia por una grave lesión que le dejó su brazo derecho casi sin movilidad.

El torero limeño se verá la cara en la puerta de cuadrillas de Los Califas con Pablo Aguado, su más directo rival y con el que sólo ha compartido un cartel como matador, el 10 de mayo de 2019 en la plaza de la Maestranza de Sevilla, en la revelación aguadista en el coso del Baratillo.

Tras la lesión que sufrió el 22 de mayo de 2019 en Las Ventas cuando instrumentaba un quite por gaoneras a un sobrero del Conde de Mayalde, Andrés Roca Rey salió a hombros después de desorejar a un toro de Parladé, pero el torero estaba roto aunque forzó su reaparición en julio de ese año en San Fermín, donde tenía firmadas dos corridas.

Sólo pudo acudir a la primera porque en Pamplona se vio que no tenía fuerza en el brazo por una “braquialgia derecha dependiente de C7 y una tendinopatía de hombro supraespinoso con derrame”. Nadie quería pensar en ello pero el farragoso lenguaje facultativo sólo estaba certificando que comenzaba un largo eclipse.

Primero se anunció que no podría torear en agosto y, tras una exploración en Nueva York para encontrar una respuesta definitiva a aquella dolencia, no pudo reaparecer en la Goyesca de Ronda, mano a mano con José Antonio Morante de la Puebla, porque seguía sin fuerzas en la mano y decidió cortar en seco.

A comienzos de octubre, finalmente, Roca anunció su reaparición para el día 3 de noviembre de aquel 2019 en su Lima natal, iniciando así una corta campaña americana que concluiría el primero de marzo en Santa Fe de Bogotá, último ruedo en el que se ha vestido de luces hasta ahora.

En medio de aquel periplo, el 20 de diciembre, puso fecha a su vuelta a los ruedos españoles, que se fijó para el 14 de marzo en Valencia para estoquear una corrida de Victoriano del Río en unión de Sebastián Castella y Cayetano Rivera.

Una semana antes del evento ya había puesto el ‘No hay billetes’ pero, sin solución de continuidad, llegó la cancelación del ciclo valenciano forzada por la eclosión de la pandemia: la temporada se había fundido a negro.

Con la temporada cancelada, Roca Rey decidió pasar por el quirófano a comienzos de junio de 2020. Para entonces ya habían empezado escucharse voces de reactivación del negocio, especialmente en Andalucía, cuyo gobierno apostó por abrir las plazas de toros a la mitad de su aforo.

No ha podido ser en Sevilla ni Jerez. Roca Rey reaparecerá finalmente en Córdoba, aceptando el duelo demorado con Pablo Aguado que contará con el contrapunto ecuestre de Diego Ventura. Los dos espadas volverán a verse sólo unos días después –el día 19 de mayo- en el coso madrileño de Vistalegre en un mano a mano en el que podrán dirimir sus antiguas diferencias.