Lema de la cumbre de Madrid: «Defender Europa»

Bajo ese lema el líder de Vox, Santiago Abascal, concentrará el viernes y el sábado en un hotel de Madrid a todos los líderes políticos de la derecha europea, en plena tensión sobre Ucrania.

Asisten al encuentro, entre otros, el primer ministro de Hungría, Víctor Orban, el jefe del gobierno de Polonia, Mateusz Morawiecki,la líder de Reagrupamiento Nacional, Marine Le Pen, que es candidata a las presidenciales del próximo mes de abril en Francia, Marlene Svazek, de Austria, Tom Van Grieken (Bélgica), Krasimir Karakachanov (Bulgaria), Martin Helme (Estonia), Valdemar Tomasevksi (Lituania), Rob Roos (Países Bajos), Aurelian Pavelescu (Rumanía).

En diciembre de 2021 Santiago Abascal acudió a la cumbre celebrada en Varsovia, de la que surgió este encuentro de líderes soberanistas europeos que ahora se celebra en España. El objetivo del encuentro es defender Europa de las amenazas exteriores e interiores, impulsar una alternativa que haga frente a la deriva globalista  que amenaza la esencia del a Unión Europea y la propia soberanía de las naciones que la integran.

«Todos los políticos que nos reunimos en Madrid tenemos grandes coincidencias en el diagnóstico de los desafíos de Europa y la voluntad de colaboración para construir una Unión Europea fuerte de naciones soberanas que colaboren libremente», señala el comunicado en el que anuncian la reunión.

«Debemos proteger nuestras fronteras, nuestra soberanía y nuestras raíces. Europa tiene que ser fiel a sí misma.».

Esta alianza de lideres de la derecha europea que ahora se reúne en Madrid se materializó en junio pasado cuando 15 partidos de 14 países firmaron una declaración en la que reclamaban a Bruselas una Unión Europea de naciones soberanas frente a una UE cada vez más centralizada en Bruselas, por la que abogan los actuales gobiernos Alemania, Francia y España.

La cuestión de Ucrania

No todos los líderes políticos asistentes han mantenido históricamente la misma posición respecto del conflicto de Ucrania (Orban ha sido tradicionalmente el más próximo a Putin) pero los últimos acontecimientos han generado una corriente de unidad entre los convocados. El primer ministro polaco acusa a Putin de «usar la fuerza a todos los niveles» y chantajea a la UE con cortar el suministro de gas, y ha requerido a Alemania para que no se someta a los deseos de Moscú sobre el gasoducto Nord Stream 2, que lleva gas directamente de Rusia a Alemania. Para Berlín es muy relevante la relación con Varsovia, hasta el punto que el nuevo canciller alemán, Olaf Scholz, visitó la capital polaca justo después de relevar a Angela Merkel.

En la última conversación de Biden con líderes europeos, estaba presente Morawiecki, pero no el jefe del gobierno español, Pedro Sánchez, lo cual evidencia la importancia capital que EE.UU. concede a Polonia en este momento histórico.

En la cumbre de Varsovia, en plena crisis en la frontera con Bielorrusia, los «líderes patrióticos» apoyaron a Morawiecki, que mantenía un pulso con Bruselas a propósito de las dudas sobre el respeto al Estado de Derecho en Polonia por el mero hecho de que Polonia hubiera defendido la prevalencia de los derechos constitucionales.

Los dos países enfrentados a la alta burocracia bruselita, Hungría y Polonia, pasan a tener ahora una posición estratégica central en la U.E.

Vox defiende la «soberanía» de Ucrania

Durante la comparecencia de la tarde-noche de ayer del ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, ante la Comisión de Exteriores del Congreso par dar cuenta de la acción de España en la crisis de Rusia con la OTAN y la UE por la cuestión de Ucrania, el portavoz de Vox en la Cámara Baja, Iván Espinosa de los Monteros, defendió una postura de claro respaldo a las tesis de la OTAN y a Ucrania.

«En Vox vamos a respaldar el interés legítimo de Ucrania, la soberanía de sus fronterasy apoyaremos que la Alianza Atlántica pueda negociar sin chantajes la seguridad de su continente», dijo en su intervención parlamentaria.

Para Espinosa de los Monteros, cuando «Rusia presiona a Ucrania lo hace a todo Occidente»«Las aspiraciones de seguridad de Rusia deben ser compatibles con la de los restantes Estados soberanos y, en todo caso, con la Carta de las Naciones Unidas», añadió.

«El desafío lanzado por Rusia a la OTAN para que renuncien a la adhesión de nuevos miembros es sencillamente inaceptable», dijo.

Para Vox, este conflicto puede derivar en «la mayor guerra convencional a gran escala desde la II Guerra Mundial».

Espinosa reprochó a los socios de Gobierno de Pedro Sánchez que no hayan «escondido su admiración por Rusia, una Rusia aficionada a desestabilizar algunas de las naciones que la rodean, en los últimos años».

Para el político de Vox, el envío de efectivos militares españoles a Ucrania debía haber contado «con el respaldo de los representantes de la soberanía nacional».