EDITORIAL

De la maldad del Presidente Sánchez

|

Aprovechó el acto en homenaje a Miguel Angel Blanco en Ermua para decir que Euskadi y España son ya dos países libres. Lo hizo en el lugar del crimen, ante el Rey, ante todas las autoridades asistentes, ante la familia y amigos de la víctima, cuyo asesinato conmocionó a la nación hace ahora 25 años.   Le faltó añadir que eso ha sido gracias a él y al viejo terrorista Arnaldo Otegui, su socio, su compadre, quien por cierto declaró aquellos días del secuestro y posterior asesinato del concejal del PP, que hacía un tiempo estupendo para disfrutar en la playa. Están comprometidos por la maldad. Este tipo es el que va de la mano de Pedro Sánchez para reescribir la memoria de España.