Guerra Rusia - Ucrania

Derrota de Rusia en Lyman: las tropas ucranianas se acercan a Lugansk

|

Tropas ucranianas avanzan hacia a Kreminnaya, la puerta de entrada al territorio ocupado por Moscú desde 2014

“Lyman fue reconquistada completamente. Gloria a Ucrania”, afirmó el presidente Volodymir Zelensky esta mañana confirmando lo que ayer ya era un hecho: Rusia perdió un importante nudo ferroviario en la anexionada región de Donetsk.

La derrota es una amenaza real a la posición rusa en el este de Ucrania, región en disputa desde 2014, cuando Moscú anexionó ilegalmente Crimea. Desde entonces, el Kremlin se hizo fuerte en el este de Ucrania y desde allí organizó toda su invasión.

Ahora, la reconquista de Lyman abre la puerta para la toma de Kreminnaya y esa sería la puerta de entrada para Lugansk… Y Putin ya no tiene ganado ni los territorios que anexionó en una maniobra condenada por todo el mundo.

Según la información que comienza a circular, los soldados de Kiev ya ingresaron a la ciudad de Totskoye, al noreste de Lyman y en camino hacia Kreminnaya. 

El fracaso en Lyman visibilizó una lucha interna feroz dentro de las fuerzas de mando rusas. Ayer, de hecho, el presidente de la república rusa de Chechenia, Ramzan Kadyrov, calificó de vergonzosa la situación y pidió a Vladimir Putin que utilice armas nucleares de baja potencia en Ucrania en respuesta a los retrocesos militares.

“Mi opinión personal es que hay que adoptar medidas más drásticas, desde la declaración de la ley marcial en la zona fronteriza al uso de armas nucleares de baja intensidad”, escribió Kadyrov en un mensaje publicado en su canal en Telegram.

Kadyrov responsabilizó al coronel general Olexander Lapin y lo acusó de haber enviado a los combatientes “sin las comunicaciones, suministros y munición necesarios”.

Además le reprochó haber trasladado su cuartel general a Starobilsk, a 100 kilómetros de la tropa. “¿Cómo puedes dirigir a tus unidades estando a 150 kilómetros? Hoy hemos perdido una gran cantidad de territorio por la falta de una logística militar elemental”, ha apuntado.

Kadyrov ha asegurado que hace ya dos semanas sabían que Lyman era un objetivo fácil, pero el jefe del Estado Mayor ruso, Valeri Gerasimov, “confiaba en el talento y liderazgo de Lapin”. “Si dependiera de mí degradaría a Lapin a soldado raso, le retiraría sus medallas y le enviaría al frente con una ametralladora en la mano para limpiar su vergüenza con sangre”, sentenció.

El 21 de septiembre pasado Putin, habló de recurrir a las armas nucleares si advierte amenazas a la “integridad territorial” o la existencia de Rusia. Cuando el ruso habla de “integridad territorial” se refiere también a los territorios anexados. La amenaza de un intento más por disuadir a Kiev de que conquista sus territorios del este… Sin embargo, la contraofensiva avanza rápido y eficazmente.