Destruir la Transición

Destruir la Transición: El Gobierno dispara a Martin Villa

|

Es sabido que Rodolfo Martin Villa fue uno de los principales actores de la Transición española a la democracia y uno de los hombres que más influyó en Adolfo Suárez para legalizar el partido comunista de España y dictar la ley de amnistía. Su entendimiento con Santiago Carrillo resultó capital. Fué además un impulsor del haraquiri del régimen y de la reconciliación política entre las dos Españas, y su labor en la configuración del régimen constitucional fue decisiva.

Que el Gobierno persigue la demolición de ese legado quedó evidenciado con la exhumación del cadáver de Franco Del Valle de los Caídos- allí enterrado por expresa voluntad del rey Juan Carlos I- y el espectáculo político mediático de revancha histórica montado en torno a dicho acontecimiento.

Esa obsesiva demolición del régimen del 78 ha encontrado su punto culminante con la persecución político-mediática del rey emérito, verdadero artífice, junto con Adolfo Suárez, del régimen que superó las dos Españas y se convirtió en modelo a seguir por todos los países del mundo que fueron iniciando después, y a la vista del éxito español, procesos de democratización. Pero la lapidación mediática del rey Juan Carlos I no es más que la excusa para terminar con la Monarquía parlamentaria en España e instaurar un proceso constituyente republicano de izquierdas.

Muerto Adolfo Suárez, linchado el rey Juan Carlos, reabierto el debate sobre la república, es evidente que la pieza a batir ahora es Rodolfo Martin Villa. Si se habla de Martín Villa, se dejará de hablar de Pablo Iglesias.

Así las cosas, la fiscal general del Estado, la ex ministra y ex diputada que confraternizaba con Villarejo e insultaba a Marlasca, Dolores Delgado, ha dejado sin efecto una orden firmada por la ex Fiscal General  Consuelo Madrigal, en la que se instaba al fiscal jefe de Madrid a oponerse a la tramitación de comisiones rogatorias relacionadas con la causa abierta en Argentina por eventuales crímenes franquistas cometidos entre 1976 y 1978.

La decisión de la Fiscalía de no oponerse a las diligencias que puedan realizarse tiene como objetivo facilitar la citación realizada por la titular del Juzgado Criminal y Correccional Federal 1 de Argentina, María Servini – conocida juez radical de extrema izquierda-  el 3 de septiembre para interrogar por vía telemática a Rodolfo Martín Villa.

Se trata de una vieja pretensión de la jueza argentina que ya fue debatida y rechazada por el Congreso de los Diputados en la X Legislatura. En aquella ocasión solo votaron a favor de dicha pretensión IU y los abertzales de Bildu. Hoy parece que el PSOE, también en este tema, es irreconocible y se ha pasado a la ruptura.