31 DE AGOSTO

El abrazo de Vergara

|

Tal día como hoy, 31 de agosto de 1839, se sellaba oficialmente el “abrazo de Vergara”, el pacto entre los generales Maroto, carlista, y Espartero, isabelino, que virtualmente ponía fin a la primera guerra carlista después de seis años de hostilidades. La resistencia del general Cabrera en Levante aún prolongará el conflicto un año más, pero lo de Vergara selló su suerte.

La primera guerra carlista había comenzado en 1833, a la muerte de Fernando VII, cuando los partidarios del infante Carlos María Isidro, hermano del difunto rey y heredero del trono según la ley sálica, se alzaron contra los partidarios de que la corona fuera a la niña Isabel, una pequeña de tres años de edad, que era la candidata idónea para los sectores liberales y que había sido la designada por Fernando después de varias decisiones contradictorias. Mucho más que una guerra dinástica, aquella guerra enfrentó a la España tradicional, sustentada en el campesinado libre y en buena parte de la Iglesia, contra la España liberal, apoyada sobre todo por la burguesía urbana y las estructuras políticas de la monarquía.

Los frentes de guerra fueron particularmente activos en Navarra, el País Vasco, Valencia y Cataluña, lugares donde el carlismo prendió con más fuerza, levantando la bandera de la religión y los fueros tradicionales. Sin embargo, el bando del pretendiente se resintió de una absoluta carencia de organización política y militar, incapaz de crear un estado digno de ese nombre. A la altura del verano de 1839, con el principal talento militar del carlismo, el general Zumalacárregui, muerto en combate, el bando del pretendiente se hallaba en pleno marasmo. La victoria liberal en Luchana sembró en muchos mandos carlistas la idea de que todo estaba perdido.

El Gobierno de la reina regente María Cristina, madre de la infanta Isabel, aprovechó la circunstancia y encargó al general de las tropas isabelinas del norte, Baldomero Espartero, un acercamiento a los disidentes del bando rival. Un embajador inglés, John Hay, sirvió de enlace entre Espartero y el general carlista Maroto. Ambos sellaron el pacto: entrega de las armas y jura de la Constitución y, a cambio, reconocimiento de grados, sueldos y servicios. El abrazo de los dos generales en las campas de Vergara rubricó el acuerdo.

Otros hechos:
1158: Muere en Toledo el rey de Castilla Sancho III “el Deseado” después de sólo un año de reinado. Dejaba un heredero de tres años: Alfonso. El vacío de poder dará lugar a una dura pugna entre dos linajes nobiliarios rivales: los Lara y los Castro.
1217: La reina Berenguela de Castilla cede el trono a su hijo Fernando III, que reunirá en su persona las coronas de Castilla y de León.
1813: En el curso de la Guerra de la Independencia, las tropas angloportuguesas que venían a socorrer San Sebastián terminan saqueando e incendiando la ciudad.
1823: Batalla de Trocadero en la bahía de Cádiz: los Cien Mil Hijos de San Luis del duque de Angulema derrotan a los liberales y restauran el absolutismo con Fernando VII.