7 DE AGOSTO

La batalla de Boyacá

|

Tal día como hoy, 7 de agosto de 1819, se libraba en la actual Colombia la batalla de Boyacá, donde las tropas independentistas de Simón Bolívar derrotaron a las “realistas” del brigadier José María Barreiro. La victoria abrió a Bolívar la puerta de Bogotá y fue decisiva para la independencia de la “Gran Colombia”, es decir, Venezuela, Colombia y Ecuador.

Las Indias no eran colonias, es decir, territorios controlados militarmente desde la metrópoli sobre una población extranjera. Los virreinatos formaban parte de la estructura institucional de la monarquía y tenían su propia representación en las Cortes. Por eso en América no había tropas coloniales de ocupación, sino que la fuerza armada se limitaba al personal autóctono, sólo con ocasionales envíos de refuerzos desde la península. En el último tercio del siglo XVIII se solaparon diversos procesos que terminarían anudándose de forma dramática: la consolidación de una pujante burguesía criolla que reclamaba más presencia en la vida pública; las insurrecciones populares, especialmente virulentas a partir de la revolución de Haití; el efecto de las ideas revolucionarias, movidas por los grupos masónicos; las maniobras de británicos y norteamericanos, interesados en socavar el poder de España; la torpeza del poder en Madrid, incapaz de leer lo que estaba sucediendo.

Todo eso estalló a la vez cuando Napoleón invadió España: con la corona en almoneda y el país en guerra, los virreinatos se sublevan primero contra el francés y enseguida proclaman su propia independencia. No fue una guerra de jóvenes naciones oprimidas contra un viejo imperio invasor: fue más bien una guerra civil entre los partidarios de la independencia y los partidarios de la Corona (los “realistas”). Con frecuencia las clases populares elegirán el bando realista. Tan cruenta fue la lucha que Bolívar declarará la “guerra a muerte” contra los realistas, y la aplicó al pie de la letra. España tardará mucho tiempo en mandar tropas: la expedición de Morillo en 1815, y apenas constará de 10.000 hombres. Los diplomáticos de Fernando VII intentarán que el Congreso de Viena apoye a España, pero se encontrarán con un enorme vacío: a nadie le interesaba que ese viejo país mantuviera su imperio.

En ese contexto tuvo lugar la batalla de Boyacá, decisiva porque Bolívar pudo llegar a Bogotá y de esta manera unificar los territorios controlados por los independentistas. Como batalla fue, en realidad, una simple refriega con fuerzas muy limitadas –menos de tres mil hombres en cada bando-, lo cual no fue óbice para que Bolívar ordenara asesinar a toda la oficialidad española que se había rendido. Con acciones de este tipo, más el caos político que enseguida se adueñó de España con el llamado Trienio Liberal (1820-1823), el desmembramiento de la vieja América española se hizo ya irreversible.

Otros hechos:
1533: Nace Alonso de Ercilla, soldado y poeta, autor de «La Araucana».
1919: Las Cortes aprueban el ingreso de España en la Sociedad de Naciones.
1923: Nace en Noez, Toledo, el político Licinio de la Fuente, falangista, ministro de Trabajo entre 1969 y 1975, que amplió la cobertura de la Seguridad Social.
1984: Muere en Madrid Marcial Lafuente Estefanía, el más popular de los escritores españoles de la segunda mitad del siglo XX.
*