27 DE JULIO

La intervención extranjera en la guerra civil

|

Tal día como hoy, 27 de julio de 1936, llegaban a España los primeros aviones italianos enviados por Mussolini para socorrer al bando alzado durante nuestra guerra civil. Fue la primera ayuda internacional para los contendientes, aunque, en el otro bando, tanto Francia como la Unión Soviética ya habían expresado su intención de apoyar al Frente Popular.

La Italia de Mussolini mantenía contactos con las fuerzas monárquicas españolas desde un par de años atrás. Cuando se supo que Francia enviaría aviones al Frente Popular, las gestiones se aceleraron. Alfonso XIII, exiliado en Roma, presionó para que desaparecieran las últimas resistencias. Franco, por su parte, usó un poderoso argumento ante los italianos: si Mussolini no se empleaba a fondo, Alemania ocuparía su lugar. Mussolini no quería perder influencia en el Mediterráneo, de manera que se decidió de inmediato. En aquel primer envío llegaban doce aviones de caza así como distintas piezas de artillería, municiones y un barco mercante. Italia era en aquel momento el primer fabricantes de aviones de caza del mundo. Con este refuerzo, el bando sublevado dispuso de fuerza aérea, cosa fundamental, pues la mayor parte de los aviones españoles había quedado en manos republicanas. En total, la participación italiana en el bando de Franco sumará cerca de 50.000 hombres y 758 aeronaves al mando del general Roatta. Después, en noviembre, llegaría la ayuda alemana de la Legión Cóndor, con aproximadamente 15.000 hombres y unos 600 aviones, además de unos 200 carros de combate.

Aquel envío fue sólo el primero: en el otro lado, enseguida los soviéticos mandarán grandes cantidades de material al Frente Popular. La Unión Soviética suministró a España, en total, 806 aviones de combate, 362 tanques, 1.555 piezas de artillería, 15.000 fusiles ametralladores, medio millón de fusiles, 862 millones de cartuchos y muchas otras armas y material. En cuanto al contingente humano que acompañó a todo ese material, las últimas cifras aportadas superan los 2.000 especialistas militares: 772 aviadores, 351 carristas, 77 consultores e instructores de infantería, 77 oficiales de marina, 100 artilleros, 222 consultores militares e instructores, 156 enlaces, 130 obreros e ingenieros de fábricas de aviones, 204 intérpretes y otros especialistas de profesiones de retaguardia. Al frente de este despliegue figuraría un nombre muy importante del Ejército Rojo: el general Goriev. Después llegarían los voluntarios de la Internacional Comunista: las Brigadas Internacionales, por donde pasarían más de 60.000 hombres.

Así nuestra guerra civil se convirtió en campo de pruebas para las armas que, enseguida, iban a enfrentarse en la segunda guerra mundial.

Otros hechos:

1549: San Francisco Javier llega a las costas de Japón.

1806: Nace en Pajares de Adaja, Ávila, el eminente médico Francisco Méndez Álvaro, que destacó como higienista y en sus campañas de prevención de epidemias.

1909: Las tropas españolas sufren en el Rif la derrota del Barranco del Lobo.

1923: Nace la Revista de Occidente, fundada por José Ortega y Gasset.

*