Luis I, rey de España

|

Tal día como hoy, 15 de enero de 1724, recibía formalmente la corona de España Luis I, hijo de Felipe V. El primer Borbón, enfermo, había firmado los documentos de abdicación cinco días antes. Luis será solemnemente coronado el 9 de febrero siguiente. Sólo reinará siete meses.

Luis I de Borbón es, sin duda, el monarca menos conocido de la España moderna. Es el menos conocido porque duró muy poco: sólo doscientos veintinueve días. Situemos al personaje: Luis era el hijo mayor de Felipe V de Anjou, el primer Borbón, y de María Luisa de Saboya. Había nacido en Madrid en 1707. Aún no había cumplido los diecisiete años cuando su padre, en 1724, decidió abdicar en él. ¿Por qué? Nunca se ha sabido a ciencia cierta: es posible que Felipe quisiera soltar el trono español para aspirar a la corona francesa ante la enfermedad de Luis XV, o es posible que Felipe, enfermo de los nervios, no se considerara capaz de mantener el cetro. El hecho es que el joven Luis se convirtió en rey, aunque en la práctica apenas reinó: la política seguía decidiéndose en el Palacio de La Granja, adonde se habían retirado Felipe y su esposa.

La política, en efecto: Felipe V había suprimido el sistema de consejos que caracterizó al gobierno de los Austrias y lo había sustituido por una mecánica mucho más centralizada de secretarías de Estado y de Despacho. Estos, los secretarios, eran los que hacían la política en comunicación directa y permanente con el monarca. Y todo pasaba por él: los acuerdos exteriores, la reconstrucción de la Armada, las reformas administrativas… La corona la llevaba Luis, pero el poder lo tenía Felipe. 

Y mientras tanto, ¿Luis qué hacía? Dar fiestas en su palacio de Madrid, y poco más. Esa regalada vida terminó muy pronto, cuando el joven rey cayó víctima de una epidemia de viruela. Enfermó gravemente y pasó sus últimos días en cama, atendido por su solícita esposa, la jovencísima (quince años), bella y extravagante Luisa Isabel de Orleans, una extraña muchacha, neurótica y bulímica, que gustaba de pasearse desnuda y eructar y ventosearse en público. Luis no superó su enfermedad: murió el 31 de agosto de 1724, con diecisiete años recién cumplidos y sin descendencia, dejando al borde del lecho a su extraña esposa, que, eso sí, en el último trance se comportó de forma admirable. Viuda, la joven Luisa Isabel volvió a Francia, donde fue recluida en un convento por dos años y, después, en el palacio de Luxemburgo. 

Felipe V, pese a sus dolencias, volvió a hacerse con la Corona. La heredará años más tarde su hijo menor, que reinará como Fernando VI.

Otros hechos:

1597: Muere el arquitecto Juan de Herrera, constructor del palacio de El Escorial.

1798: Goya empieza a pintar los frescos de San Antonio de la Florida, en Madrid.

1941: Alfonso XIII abdica de sus derechos al trono en su hijo Juan de Borbón.