PUBLICIDAD
19 DE MARZO

Viva ‘la Pepa’

|


Tal día como hoy, 19 de marzo de 1812, España dejó de ser una monarquía absoluta para convertirse en una monarquía constitucional. Al menos, teóricamente.

El 19 de marzo las cortes del reino, reunidas en Cádiz, habían proclamado una Constitución de corte liberal, “la Pepa”, así llamada por haberse promulgado el día de San José. Era la primera constitución española, nacida en plena guerra contra la Francia de Napoleón.

PUBLICIDAD

Hay que decir que las Cortes que aprobaron aquella primera Constitución no eran exactamente intachables. Para empezar, en principio no eran cortes constituyentes, sino que se atribuyeron esa función. Después, sólo la mitad de los diputados eran titulares: el resto, que no pudo acudir por la situación de guerra, se rellenó con suplentes, elegidos discrecionalmente por la minoría liberal. Los debates comenzaron el 25 de agosto de 1811 y terminaron a finales de enero de 1812. Para entonces, unas cortes que se habían convocado en el más estricto espíritu del Antiguo Régimen se habían transformado en asamblea constituyente liberal.

La Pepa proclamaba como forma de gobierno la monarquía hereditaria, pero constitucional: el Rey tenía que jurar y acatar la Constitución. Señalaba la religión católica como confesión oficial del país. Consignaba la separación de poderes: legislativo, ejecutivo, judicial… En cuanto a la representación, los diputados no representaban a territorios concretos, sino al conjunto de la nación. La Pepa establecía el sufragio universal, pero con limitaciones: sólo podían votar los mayores de 25 años, que elegían a unos compromisarios que a su vez, si tenían renta suficiente, elegían a otros, y éstos a otros, y éstos por último a los diputados. También se proclamaban los derechos a la educación, a la libertad de imprenta, a la inviolabilidad del domicilio, a la libertad y a la propiedad, y se prohibía el tormento. Muchas de las aspiraciones de la América española encontraron acogida en las Cortes de Cádiz. En España quedaban abolidas la Mesta, la Inquisición, los gremios, los señoríos jurisdiccionales, los mayorazgos… Era la liquidación de la base socioeconómica del Antiguo Régimen.

Pese a todo, la Constitución de Cádiz no tuvo una vida ejemplar. Primero, la situación de guerra hizo inviable aplicar sus preceptos. Después, cuando la guerra acabó, una parte significativa de los diputados conservadores escribió una carta al Rey –el Manifiesto de los Persas- en la que reclamaba leyes distintas. Fernando VII, que inicialmente había aceptado la Constitución, prefirió volver al absolutismo. Y así la añoranza de la Pepa será permanente clave de reivindicación de los liberales españoles.

Otros hechos:

914: Muere el rey de León García I, probablemente a causa de heridas en combate.

PUBLICIDAD

1601: Nace en Granada el pintor y escultor Alonso Cano, maestro del barroco.

1945: Don Juan de Borbón, heredero de Alfonso XIII, hace público el Manifiesto de Lausana, donde rompe con el Gobierno de Franco.

*

PUBLICIDAD