Crisis de Argelia provocada por Sánchez

El 25 por ciento del gas que España importa y consume procede de Argelia

|

Argelia sigue siendo para España el principal proveedor de gas lejos de Rusia, Estados Unidos y Catar

Desde que Argelia adoptó la decisión de cortar el gasoducto que atraviesa el territorio marroquí a finales de 2021, el país magrebí ha pasado de suministrar a España en un año el 45% del gas que consumimos al 25%.

Argelia sigue siendo para España, pese a esa reducción, el principal proveedor de gas lejos de Rusia, Estados Unidos y Catar. Y las autoridades del país habían señalado que el suministro del gas a España iba a continuar…hasta que ayer Pedro Sánchez reconoció con torpe solemnidad parlamentaria el cambio de posición de su gobierno respecto de la cuestión del Sahara, alineando a España en la posición de Marruecos, tradicional enemigo de Argelia precisamente por la cuestión -entre otras- del destino político del Sahara Occidental.

A las entradas de gas natural a España procedentes de Argelia hay que sumar las entradas que llegan por gasoducto y el gas natural licuado que viene por barco.

España cuenta con seis puntos de conexión internacional para el suministro de gas: uno con Argelia, por Almería; dos con Portugal, a través de Badajoz y Tuy (Pontevedra); y otros dos con Francia, por Irún (Guipúzcoa) y Larrau.

De los dos gasoductos procedentes de Argelia, el mayor es el de Magreb-Europa, que es el que Argelia cortó el año pasado, y por el que transporta una media anual de 10.000 millones de metros cúbicos a la Península Ibérica.

Argelia ha derivado desde entonces todo ese gas que suministra a España a través del gasoducto submarino de Medgaz, que llega a Almería y que se puso en funcionamiento en 2010 para mejorar la seguridad de suministro en España y el resto de Europa. Es propiedad de Sonatrach y Naturgy. Se trata del primer gasoducto que discurre a más de 2.000 metros de profundidad en el Mediterráneo y tiene una capacidad inicial de 8.000 millones de metros cúbicos al año, aunque para este otoño estaba prevista su ampliación hasta 10.000 millones a través de la instalació de un cuarto turbocompresor.

Parte del suministro de gas también llega en buques metaneros a 160 grados centígrados bajo cero en estado líquido (gas natural licuado, GNL) y se descarga en las plantas de regasificación, donde se aumenta su temperatura para pasarlo a estado gaseoso. A continuación, se inyecta en los gasoductos para transportarlo por toda la red. Enagás tiene cuatro plantas de regasificación en Barcelona, Cartagena (Murcia), Huelva y Gijón (Asturias).

Además, en el puerto de Bilbao está la planta de regasificación Bahía de Bizkaia Gas (BBG), que es propiedad al 50 % de Enagás y del ente Vasco de la Energía (EVE). También está la planta de regasificación de Sagunto (Valencia), Saggas, participada por Enagás, Osaka Gas y Oman Oil Holdings Spain. Para ajustar la oferta a la demanda y hacer frente a puntas de consumo, existen tres almacenamientos subterráneos de gas: el de Serrablo, en Huesca; el de Gaviota, en las costas de Vizcaya, y el de Yela, en Guadalajara.

La gravedad de la torpeza y de la imprudencia internacional de Pedro Sanchez hará temblar no solo a las empresas españolas (muchas de ellas del IBEX) que van a ver seriamente afectadas sus cuentas de resultados como consecuencia de la ruptura de las relaciones comerciales con Argelia, sino a los propios españoles, de frío.