El agua y la sal, por Carlos Esteban

EFE/J.J. Guillén
|

Dice la ministra portavoz que el agua y la sal no pueden mezclarse, y la ministra de Igualdad que la prohibición del Gobierno del aquelarre feminista previsto para el día 8 criminaliza la lucha de la mujer, con lo que deberíamos deducir que el confinamiento en su día o el ‘perimetraje’ criminaliza a todos los españoles y la obligatoriedad de las mascarillas, el rostro humano.

No le busquen sentido. Lo bueno de controlar el poder es que te puedes permitir hablar sin que tenga ningún sentido lo que dices.