El asalto al Poder Judicial puede provocar el recorte de fondos europeos

|

La Comisión, el Parlamento, el mundo de Bruselas recibieron con estupor y consternación la noticia del asalto de Pedro Sánchez al Poder Judicial. Incluso puede decirse que ha sido -quizás sobre todo, por el descrédito que supone- en las propias filas socialistas y socialdemócratas de sus compañeros europeos, donde mayor preocupación y consternación se palpaba. Las comparaciones con la reforma de Nicolás Maduro o de Cristina Fernández de Kirchner, constantes en los corrillos bruselitas, dejan al socialismo español a la altura de los populismos bolivarianos latinoamericanos. Otros eurodiputados comparan la reforma con la de Polonia, que provocó la reacción comunitaria. Nadie sabe bien que va a ocurrir en las relaciones entre España y la Unión Europea, pero todos señalan que este país situado más allá de los Pirineos vuelve a ser la “excepción” de Europa. Sánchez, saca a España del grupo de países exquisitamente europeos y lo sitúa extramuros de los parámetros comunitarios. El socialismo español sale de Europa.

La reforma cuestionaría el principio, básico, medular,  de la separación de poderes en un país miembro de la Unión, y puede dificultar, incluso impedir, la llegada del “fondo europeo de recuperación” que aún no se ha aprobado y sigue bloqueado en el Consejo Europeo.

Los 140.000 millones del fondo podrían ponerse en riesgo, afirma el economista y vicepresidente de Renew Europe, Luis Garicano, para quien además se perdería la «reputación» de España en Europa y llega a decir que dicha reforma sería como ocupar  “la judicatura de forma partisana”.

Si el Consejo Europeo establece, como parece que va a hacer, que respetar el estado de derecho y la decisión de poderes sea condición sine qua non para el reparto de los fondos, la Comisión Europea, ‘guardiana’ de los Tratados, podría bloquear la llegada de los fondos por vulneración, precisamente, de ambos fundamentos democráticos: el estado de derecho y la separación de poderes.

El propio Parlamento Europeo exigió al Consejo en julio de este mismo año que la recepción del “fondo de recuperación” incluyera la condición del  respeto al Estado de Derecho y la separación de poderes, en referencia las reformas del poder judicial que estaba acometiendo Polonia, lo cual supone que un solo país puede bloquear el desembolso de los 750.000 millones.

En septiembre pasado el Parlamento Europeo reiteró su exigencia y señaló que si el Consejo no recogía el respeto a la división de poderes como condición para repartir las ayudas, éste no aprobaría el Marco Financiero Plurianual (el aval sin el que Bruselas no puede solicitar el crédito para el fondo de recuperación) y, por tanto, no habría ayudas.

Hace 48 horas, Finlandia, Dinamarca y Holanda amenazaron con toda claridad a Polonia y Hungría: si el fondo no incluye la condición de respeto a la separación de poderes, serán ellos los que bloquearán el fondo en el Consejo.

Ahora es España, con su extravagante populismo de izquierdas,  quien cuestiona la independencia judicial y la división de poderes desde el Gobierno, que ya es tildado abiertamente de populista incluso por sus propios compañeros y da alas a los países reacios a la aprobación del fondo de recuperación a decir no a nuestro país.

«Sánchez no ha medido el riesgo en un momento en que el estado de derecho es el único tema aquí», escribía el propio Garicano en la red social Twitter. 

Los dos comisarios responsables de decidir qué países están en condiciones de cobrar las ayudas en función de su respeto al estado de derecho son Vera Jourová, vicepresidenta de Valores y Transparencia; y Didier Reynders, comisario de Justicia, del grupo Renew Europe, socio de C’s, y ya se han mostrado frontalmente contrarios al asalto de Sánchez a la Justicia.

El Sectretario de Estado de Exteriores de Polonia acaba de escribir el siguiente twitt: “Si la Unión Europea sanciona a Polonia por elegir al poder judicial por una mayoría de tres quintos del Parlamento, que hará Bruselas si España nombra el GGPJ por la mitad más uno?”