El asesor de Juanito, por Xavier Horcajo

EFE/ Juan Carlos Hidalgo
|

El mítico humorista Miguel Gila, socialista de pro*,  popularizo, teléfono en mano la perorata de “¿Está el enemigo?…. ¡Que se ponga!”, parafraseándolo hoy procede pregunta “¿Está el asesor?… ¡Que se ponga!”. Y es que la causa monárquica en nuestro país acaba de perder cuatro millones de “followers” de un plumazo y no iban sobrados. Hay una serie de aristas que se están sorteando mal para la causa borbónica creo que a causa de que alguien cree que el rey se puede ir a cazar a Babia. Que todo vale, al solete de los jardines  de la Granja y por “ser vos quien sois”. Y estamos en la España del Rapero Rivadulla (yo me niego a llamarle Hásel) y de Pedro y Pablo.

Pregunto por los alrededores palaciegos y me dicen que Jaime Alfonsín está al mando de las operaciones de “salvar al soldado Juanito”. A él me dirijo entonces o a quien corresponda (so ever it may concern, por si lo lee Corina Larsen).  ¿Cómo puede pensar en una regularización que se produce 24 horas después de la absurda celebración del 23-F, en la que el actual Jefe del Estado pronunció unas medidas palabras de elogio hacia su padre? Menuda temeridad. Una de dos, ustedes están mal de la cabeza; o descoordinados en lo esencial. ¿Acaso les da igual desprestigiar a Felipe VI?

El actual monarca podía haberse olvidado de su padre y nadie se lo hubiera echado en cara. La regularización podría haberse hecho en enero, antes del Homenaje al 23F,  y tan amigos. Con más tiempo, les escribo –a vuelta correo- diez maneras de hacerlo con menos daño institucional. 

Por cierto, si alegan que no se podía hacer antes por falta de liquidez; los españoles -cuando tenemos un sobrevenido de estas características- nos empeñamos –en general con una entidad financiera (siempre nos quedarán los Botín o la entidad que pagaba el “Bribón”).  O es que Ud. no recuerda aquello de “la doctrina Botín” o la “doctrina los Albertos”. ¡Qué tiempos aquellos! Ahora a su Señor, no le harían ni caso. Para acabar diciéndonos que es dinero “prestado por amigos” (al que le van a mirar el ADN), bien pudiera haberse pedido antes.

Y es que el tiempo es clave. Me temo que el abogado Sánchez Junco lo sabe bien, pero el “gran timonel” prodiga una costumbre muy palaciega, sigue el princicpio de  “los tiempos los decidimos nosotros”. Han perdido el tiempo,  si la regularización hubiera sido una y en agosto pasado, otro gallo cantaría. La Agencia Tributaria solo habría tenido que comerse un sapo, grande, pero uno. Así se va a comer todas las ranas de Aranjuez. 

Incluso, me atrevería a decir que en la AEAT ya no son solo los “talibanes” fiscales los que detestan a Juan Carlos, sino otros más romos también. No me extraña, visto que las informaciones de mano amiga hablan de:”una inteligente maniobra” el supuesto adelanto de regularización antes de iniciar un acta inspectora. Mire, procuren no provocar que vayan a contar el cuento entero y será peor. ¿No le parece?

El papelón ahora será torear el delito fiscal, que como la regularización de los 8 millones con el pago de cuatro también fue negociada. Este quizá sea un tic de Abogado del Estado excedente, una especie de “y los demás a obedecer” muy dañino en estos días.

Honestamente, tiene Ud. la ventaja de que los españoles tengamos memoria de pez, pero  –entre los que saben contar- era un clamor que don Juan Carlos vivía en un escandaloso desajuste respecto a las partidas que le reservaban los Presupuestos Generales del Estado. De usted depende que el noble pueblo español se cisque en el principio de presunción de inocencia cuando nos hables de comisiones por el Ave a la Meca. Siga Ud. por el camino de las regularizaciones (van dos) y al final les va a creen “Rita the Singer”.

¿Por qué no se hizo una regularización por todo y en agosto? Qué menos que actuar como el clan Pujol: aparece la pasta nostra en Andorra, ellos se esconden (alguno en el Pirineo francés) para evitar ser notificados y después de presentar las regularizaciones reaparecen. Con esa maniobra dejaron sin armas a los más talibanes del delito fiscal.

Quizá no había liquidez, no le fiaban sus amigos emiratíes, saudíes, etc. Puede ser, aunque le quedaba una solución relativamente fácil: que Corinna Larsen soltara la pasta que se ha quedado en Suiza  por sentirse  despechada (con perdón). Entenderse con ella y con su abogado Choclan, otro que ha llevado a su clienta a un sonoro fracaso,enfrentándose a Félix Sanz Roldán. Esa era una vía cómoda, dedicar el pastizal en manos de Corinna a pagarlo todo y acomodar y ya se arreglarán después.

Tras el disgusto de los días presentes quedamos al albur del fiscal Bertossa, un ginebrino a cuyo padre, también fiscal, debe España haber aportado datos para empapelar al corrupto juez, Luis Pascual Estevill.  Como usted sabe, Alfonsín, Suiza es un país raro. Nadie sabe el nombre del presidente de la Confederación Helvética. Sin embargo son el único vecino de Alemania que no ha sido invadido nunca por alemanes. En Suiza, los fiscales se eligen y es muy importante sintonizar con el Estado, las aseguradoras y los bancos. No hará falta que le recuerde que España se ha dado dos incomprensibles caprichos que han contrariado a la Justicia suiza. Ambos tienen el mismo protagonista Hervé Falciani, un delincuente con trazas de Robín Hood pero delincuente cuya extradición piden los helvéticos y niegan, por dos veces, los españoles. ¡Manda huevos!, que diría el popular Trillo. Es decir, el mosqueo de los suizos es comparable al de la Justicia española con Puigdemont y la justicia alemana y belga.

Hizo campaña por el PSC en Barcelona. Llamaba a las puertas de los domicilios del populoso barrio de La Verneda para pedir el voto a los socialistas catalanes.