El Congreso rechaza la petición de referéndum de separatistas y Podemos

El Congreo rechaza el referéndum separatista
|

La mayoría del Congreso ha rechazado este jueves la moción de la CUP pactada con Unidas Podemos que pedía al Gobierno presentar en la Mesa del Diálogo con el Gobierno de Cataluña un referéndum de autodeterminación y una amnistía para los presos condenados por sedición.

La iniciativa ha sido rechazada con los votos del PSOE, PP, Vox y Cs (272) frente a los 71 votos favorables emitidos por Unidas Podemos y los partidos separatistas y regionalistas (ERC, JxCAT, PDeCAT, CUP, PNV, EH Bildu y BNG).

El debate de esta moción se produce después de que la Mesa del Congreso no admitiera a trámite una proposición de ley presentada por los partidos catalanes para pedir la amnistía a encausados en el proceso separatista en Cataluña desde 2013, toda vez que los letrados de la Cámara argumentan que era inconstitucional por suponer un indulto general.

La votación se ha producido, además, un día después de que el Tribunal Supremo se haya opuesto a la posibilidad de indultar a los 12 líderes separatistas condenados por su implicación en el referéndum unilateral del 1-O.

Tanto los partidos separatistas catalanes en el Congreso como Unidas Podemos han insistido en que una amnistía sería un primer paso para facilitar la resolución del conflicto catalán. Otro chantaje más que no frenará la tendencia.

De hecho así lo han plasmado en la enmienda transaccional que habían pactado con esta moción, y el presidente del grupo de Unidas Podemos-En Comú Podem en el Congreso, Jaume Asens, dejó claro durante su intervención que se debe abrir una nueva etapa «de confianza… porque no hay alternativa sin debate».

Para la CUP «no se ha avanzado ni un ápice en cuestiones como la derogación del delito de sedición» y «el conflicto político en Cataluña está lejos de resolverse por falta de voluntad».

No obstante, aunque esta moción no ha sido aprobada, los partidos separatistas catalanes han anunciado que seguirán adelante con una iniciativa legislativa popular (ILP) que pida la amnistía y han decidido recabar firmas para llegar a las 500.000 exigidas para que su iniciativa pueda volver a entrar en la Cámara, esta vez con respaldo social.