El eco-izquierdismo, el último avatar del wokismo. Por Gilles William Goldnadel

|

El eco-izquierdismo, el último avatar del wokismo

Por GILLES WILLIAM GOLDNADEL (*)

Manifestaciones violentas -que habían sido prohibidas- contra las cuencas hidrográficas de los agricultores, activistas engullidos para impedir la circulación de los ciudadanos de a pie, aceite o puré arrojado sobre las obras maestras pictóricas, tales son las últimas hazañas de los autoproclamados salvadores del planeta en llamas.

El propósito de este artículo es sugerir que detrás de la postura de sacrificio simbólico y de las nobles intenciones mostradas, esta militancia encarna el último avatar del wokismo en su versión de germen más violento.

En primer lugar, en su religiosidad intolerante, el wokismo es una religión deliberadamente irracional. Los «racializados» son siempre las víctimas y el hombre blanco es consustancialmente culpable. El género y el sexo se burlan del cuerpo físico, que sólo existe como una cáscara carnosa intrascendente. La religión woke no discute y excomulga a los herejes en el gueto de su desprecio: boomers, racistas, homófobos, transfóbicos son agrupados a la primera señal de protesta.

Conocemos las consecuencias del abandono de la energía nuclear. Pero nadie puede negar que los opositores políticos a esta destrucción planificada han permanecido tímidos. No es bueno oponerse a los defensores patentados del planeta.

La religión ecológica siempre ha sido peligrosamente intolerante. Se habrá salido con la suya con la energía nuclear sin razón pero sin discusión. En Alemania y, en menor medida, en Francia. Conocemos las consecuencias en términos de contaminación por combustibles fósiles y el aumento de su coste, pero nadie puede negar que los opositores políticos a esta destrucción programada han permanecido tímidos. No es bueno oponerse a los defensores patentados del planeta.

Así pues, no se trata de cuestionar la prohibición de simples estudios sobre el gas de esquisto o de sugerir que los OMG pueden resultar a veces útiles en la lucha contra el hambre. Me refiero también al artículo de Le Figaro del 25 de julio de 2018, en el que Luc Ferry desmonta metódicamente la ideología dominante sobre el tema: «Se habla mucho de ecología estos días, pero en su nombre se tiende a menudo a querer hacernos tragar cualquier cosa. Al abrir su periódico favorito, los lectores de Le Figaro pudieron, el 4 de julio, enterarse, gracias a un excelente artículo de Cécile Thibert, de que los resultados de una famosa encuesta de 2012 según la cual los OMG provocaban cánceres no eran más que una formidable fake news». L’Obs, el órgano de la izquierda intelectual, elige curiosamente el sensacionalismo y el fundamentalismo verde por encima de la razón y la ciencia verdadera al titular sin una palabra de protesta: «Sí, los OMG son venenos».

No cabe duda de que el clima está cambiando, pero el cómo y el por qué no están tan claros como afirman perentoriamente, ni tampoco el alcance exacto de la responsabilidad humana.

En cuanto a la impugnación del carácter cancerígeno del glifosato -que Europa, a pesar de ser buena hija del conformismo, sigue impugnando-, tal posición es políticamente suicida. Tanto peor para los condenados de la tierra agrícola. Lo mismo ocurre con la cuestión del clima. No es bueno desafiar las posiciones más apocalípticas. No hay lugar para la duda para quien no quiera ser agrupado con los escépticos del clima, es decir, los malvados herejes.

Y sin embargo. Sin embargo, aunque no se trate de impugnar seriamente el fenómeno del calentamiento global, hay personas valientes, como Christian Gerondeau, Yves Roucaute y Olivier Postel-Vinay, que tienen el valor de impugnar su novedad, la cuantificación del papel humano en su aparición, los medios recomendados para combatir algunos de sus efectos nocivos o incluso sus consecuencias. ¡Ay de ellos! ¡Ay de mí, que escribo sus nombres pronto malditos!

Y sin embargo. Pero aquí también se bendice el engaño para imponer la religión milenaria. En la edición de la semana pasada de la revista Le Figaro, Olivier Postel-Vinay, antiguo redactor jefe de Science et Vie, informa de que en 1995 unos piratas informáticos «descubrieron los intercambios de correos electrónicos de climatólogos muy influyentes dentro del IPCC que manipulaban los resultados. Querían influir en las políticas gubernamentales «por el bien de la causa».

En este mismo marco resistente, no puedo dejar de recomendar la edificante lectura de «El clima, la parte de la incertidumbre», un best-seller en Estados Unidos de Steven E. Koonin, profesor de física teórica en la Universidad de Nueva York y ex subsecretario de Ciencia del presidente Obama

En este libro (publicado en Francia por l’Artilleur), explica que desde la investigación básica hasta los análisis periodísticos, pasando por los informes del IPCC, el circuito de la información está sujeto a malentendidos y a veces a desinformación. No cabe duda de que el clima está cambiando, pero el por qué y el cómo no están tan claros como se afirma perentoriamente, ni tampoco el alcance exacto de la responsabilidad humana.

Pero atreverse a desafiar los decretos de un IPCC de la ONU que es más político que científico, o la pecaminosidad humana del hombre (esencialmente occidental, ya que no es chino ni indio) es sacrílego y herético. Porque hay que entender que la legitimidad moral de los oscuros clérigos del ecologismo religioso y de izquierdas se basa esencialmente en la urgencia vital, la desesperación mortal y la responsabilidad del capitalismo de los ricos despreciados.

La radiotelevisión pública ha dedicado las semanas anteriores a informar de forma acrítica sobre estos militantes de la santa «desobediencia cívica» que transgreden la ley sin mucho riesgo.

Es en este marco moralizador de éxito incuestionable y mediante una audacia y una trampa intolerantes que, en nombre de esta urgencia imperiosa, una serie de medios militantes o seguidores se comportan religiosamente como si fueran hombres.

Así, la radiotelevisión pública ha dedicado las semanas anteriores a informar de forma acrítica sobre estos militantes de la santa «desobediencia cívica» que transgreden la ley sin mucho riesgo. Por lo tanto, es dentro de este marco moralista que ahora podemos aprehender las últimas manifestaciones del desobediente cívico ungido por el Espíritu Santo. En Sainte-Soline, en la región de Deux-Sèvres, con la complicidad de los diputados del EELV o del Insoumis, pretendían protestar contra las cuencas hidrográficas creadas por los agricultores en previsión de la sequía.

Los manifestantes consideran que se trata de un crimen contra el medio ambiente, mientras que el Ministro de Transición Ecológica, Christophe Béchu, recuerda que los estudios científicos, que no han sido impugnados a nivel local tras una larga consulta, han demostrado que son inofensivos para el medio ambiente. Por supuesto, un diputado del Insoumise explicó, en contra de la evidencia, que esta cuenca era la obra impía de los «ricos cerealistas». Para mostrar la orientación ideológica de este enfoque, estos participantes, a menudo encapuchados y no desprovistos de espíritu y cultura política, avanzaron al grito de «No Bassaran».

Jean-Luc Mélenchon, también muy inspirado, pensó que debía tuitear: «Manifestación pacífica contra las cuencas. Y de nuevo tres diputados golpeados y rociados con gas lacrimógeno». Cuando se sabe que la manifestación fue prohibida por el prefecto y que sesenta y un gendarmes resultaron heridos, no es seguro que el mencionado martirologio de los gases lacrimógenos haga llorar.

Sin embargo, en este punto, me gustaría señalar el desprecio de toda legalidad, en nombre de la santidad. Permítanme decir esto en el actual clima judicial e ideológico: el riesgo asumido es insignificante. Es idéntica a la de una persona que retira el retrato oficial del Presidente de la República, a la de un traficante de inmigrantes ilegales por la frontera o a la de una activista de Femen que imita un aborto en topless en el altar de la iglesia de la Madeleine. Es decir, cojo.

No me atrevo a compararlo con aquellos activistas identitarios que se atrevieron a manifestarse simbólicamente y sin violencia contra la violación de las fronteras y para los que el fiscal pidió una pena de prisión.

Otra manifestación de la lucha sana: pegar cola en la carretera para impedir que el mendigo vaya a trabajar. Y no importa que los atascos puedan generar más emisiones de carbono por el funcionamiento innecesario de los carburadores, lo importante es estorbar.

Por último, para convencerse de que este eco-izquierdismo del Apocalipsis encarna ahora un aspecto de la Cultura de la Cancelación inherente al wokismo, los muy publicitados ataques aceitosos a Los Girasoles de Van Gogh o a La joven de la perla de Vermeer son ejemplos emblemáticos.

El eco-izquierdismo sólo ataca las obras maestras clásicas del arte occidental. Hay poco riesgo de que ataque el arte primitivo..

Hubo un tiempo en que las quemas simbólicas de libros se consideraban, con razón, manifestaciones impías del oscurantismo inquisitorial o del nazismo. Ahora lea el simpático artículo del viernes en Libération sobre Phoebe, la activista ecológica que arrojó sopa sobre el Van Gogh: «son la pesadilla de los conservadores que querrían encerrarlos definitivamente y de los accionistas que temen por sus intereses. Una pista reveladora: «Phoebe, de 21 años, no es masculina ni femenina» y Libé utiliza la «iel» de la escritura inclusiva. El eco-izquierdismo forma parte, en efecto, de la interseccionalidad de las luchas del wokismo. Hay que señalar que sólo ataca a las obras maestras clásicas del arte occidental. Hay pocas posibilidades de que ataque el arte primitivo…

Bienvenido a las camas blancas de nuestro hospital psiquiátrico.

(*) Este artículo ha sido originalmente publicado en francés por la web Dreuz-info y su autor, Gilles William Goldnadel, es un prestigioso abogado, escritor y columnista. Es autor de libros como Une idée certaine de la France (en colaboración), 1998, y el Manuel de résistance au fascisme d’extrême-gauche, 2021.