La policia patriótica del socialismo

El espionaje a independentistas centrará el control a Sánchez en el Congreso

|
El jefe del Gobierno, Pedro Sánchez, tendrá que dar explicaciones en el Congreso sobre el espionaje a dirigentes independentistas en la sesión de control del próximo miércoles, donde el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, le preguntará, quizás sin impresora, por estos hechos, que han tensado las relaciones entre ambos socios políticos.

Las otras dos cuestiones que le planteará la oposición están relacionadas con la economía y la inflación desbocada, entre ellas la de la portavoz del PP, Cuca Gamarra, que quiere saber cómo Sánchez valora los informes de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) y del Banco de España sobre la situación económica.

Según el último informe del Banco de España, del 17 de abril, el crecimiento rondará el 4,5 % y la inflación media será del 7,5 %, con tasas del IPC de entre el 9 y el 10 % hasta el verano, mientras que la AIReF ha rebajado el avance del PIB al 4,3 %, pero estima que la inflación media se quedará en el 6,2 %.

Con esos pronósticos, el líder de Vox, Santiago Abascal, preguntará al presidente del Gobierno qué medidas va a adoptar para paliar la pérdida de poder adquisitivo de los españoles.

Al margen de estas cuestiones, el foco se centrará, sobre todo, en el asunto del programa de ciberespionaje Pegasus, por el que no solo Rufián exigirá a Sánchez que aclare si el Gobierno lo va a investigar, sino que también los ministros de Defensa, Margarita Robles, y de Presidencia, Félix Bolaños, tendrán que responder a las preguntas del PNV y EH Bildu sobre este presunto espionaje a más de 60 líderes independentistas y nacionalistas de estas tres formaciones y otras.

De las explicaciones que dé de Sánchez y de lo que el Ejecutivo haga al respecto podrían depender las relaciones con los socios de legislatura, tal como ha advertido el presidente de la Generalitat, Pere Aragonés, este jueves en la Cámara en lo que afecta a los republicanos.

Pero otros grupos catalanes, en concreto la CUP, PDeCat y JxCat, ya han advertido de que responderán con dureza en el Congreso, demandando igualmente responsabilidades y explicaciones.