Guerra Rusia-Ucrania

El FMI admite que la economía rusa va mejor de lo esperado frente a las sanciones de Occidente

|

Por JEAN-PATRICK GRUMBERG (*)

En un reciente informe, el FMI afirma que la economía rusa va mejor de lo esperado a pesar del aluvión de sanciones que le impuso el colectivo occidental tras lanzar su campaña de operaciones militares especiales en Ucrania.

En sus últimas Perspectivas Económicas Mundiales, el Fondo Monetario Internacional elevó la estimación del PIB de Rusia para este año en unos notables 2,5 puntos porcentuales, aunque la estimación para el año es una contracción del 6%, una recesión bastante significativa. Y como resultado del boomerang, Occidente, asolado por las malas decisiones de Joe Biden -pero ningún medio de comunicación lo dirá- está sufriendo casi lo mismo.

La campaña de sanciones fue diseñada para paralizar la economía de Rusia, dificultando así su capacidad para llevar a cabo su invasión de Ucrania.

A pesar de las sanciones, la economía rusa parece ir bien, como demuestra el PIB estimado del país. Según las últimas Perspectivas Económicas Mundiales del Fondo Monetario Internacional, publicadas el 26 de julio de 2022, esta estimación del PIB se ha incrementado en un 2,5%.

El FMI argumentó que la desaceleración económica de Rusia no fue tan grave como se esperaba porque «el banco central ruso y los responsables políticos rusos pudieron evitar un pánico bancario o un colapso financiero cuando se impusieron las sanciones», dijo el economista jefe del FMI, Pierre-Olivier Gourinchas, en una entrevista con la AFP.

Además, Gourinchas observó que el aumento de los precios de la energía «está proporcionando una enorme cantidad de ingresos a la economía rusa», y por ello hay que dar las gracias a Joe Biden, porque el primer día de su presidencia lanzó un ataque frontal a la industria petrolera estadounidense, lo he explicado muchas veces y lo he demostrado, no voy a volver a ello.

Según su informe, el FMI:

«estima que la economía rusa se contrajo en el segundo trimestre menos de lo previsto, con el petróleo y las exportaciones no energéticas resistiendo mejor de lo esperado».
El FMI señaló que Europa se enfrenta a importantes repercusiones de las sanciones debido a su dependencia de la energía rusa. Press TV, el órgano de propaganda ruso, informó de que «la situación podría empeorar considerablemente si Moscú interrumpe las exportaciones de gas a Europa».

Por otro lado, a pesar de las sanciones, «la demanda interna rusa está mostrando cierta resistencia» gracias al apoyo del gobierno.

Un mercado minorista resistente

Los minoristas de todo el mundo se han enfrentado este año a fluctuaciones imprevisibles de la demanda de los consumidores como consecuencia de la recuperación de la crisis pandémica, lo que ha provocado un aumento de las existencias de productos no vendidos. Estos son los primeros signos de una crisis en la economía de consumo. Inicialmente, comenzaron a observarse durante la pandemia, pero ahora, durante la crisis energética, se han intensificado.

En Rusia, se empezaron a registrar procesos similares el año pasado, antes de que comenzara la invasión. Esto se reflejó en el hecho de que casi todos los principales actores del mercado minorista lanzaron programas de descuentos, que se intensificaron significativamente a finales del año pasado, es decir, todavía antes de la invasión de febrero.

Y las sanciones adoptadas en este contexto han tenido, paradójicamente, un efecto positivo: debido al aumento de la demanda a principios de la primavera, los niveles de existencias de todos los productos básicos han disminuido considerablemente en los minoristas. Y esto ocurrió en todos los sectores.

Los consumidores rusos, según las encuestas que he consultado -suponiendo que sean honestas- han expresado un gran optimismo: las sanciones hostiles no les asustan, lo que puedo creer, conociendo un poco la mentalidad de mis abuelos. En conjunto, estos factores sugieren que el mercado de consumo ruso no se dirige hacia una recesión. Esto, curiosamente, no puede decirse de los mercados de Europa y América

Sin embargo, la economía de consumo ha cambiado mucho en medio de las sanciones y la pandemia. Y no sólo en Rusia. Algunos creen que las sanciones sólo han permitido a la economía y a los consumidores rusos hacer frente a esta crisis un poco antes del inicio del mercado mundial.

Sin embargo, está claro que Rusia se enfrentará a algunos baches en el camino mientras reestructura su economía y busca nuevos mercados en el este. A menos que Europa se baje los pantalones y le reabra sus mercados, como hizo con Irán.

(*) Este artículo ha sido originalmente publicado en francés por Dreuz.info y su autor,  Jean-Patrick Grumberg, es periodista. En los años 70, trabajó bajo la dirección de Georges Wolinski en Charlie Hebdo mensuel, y luego se convirtió en director de la empresa. Es colaborador del sitio web de Pamela Geller, Dreuz.info, y de otros medios de comunicación en francés e inglés.