El fuego se extiende en Salamanca y evoluciona favorablemente en Las Hurdes

|
Unas 4.000 hectáreas han quedado arrasadas por el incendio que se declaró el lunes en la comarca cacereña de Las Hurdes y que pasó a la provincia de Salamanca, donde las labores de extinción se están complicando y las llamas han comenzado a extenderse hacia el municipio de Serradilla del Llano.

El incendio esta presentando un comportamiento desigual: frente a las complicaciones en Monsagro (Salamanca) por el humo y las altas temperaturas, en Las Hurdes evoluciona favorablemente, aunque preocupa que el viento de cierta intensidad que se espera esta noche pueda reactivar las llamas.

En Monsagro (Sierra de Francia), cuyos 400 vecinos han tenido que ser desalojados, el incendio lleva quemadas más de mil hectáreas, está en un momento difícil debido a las condiciones del clima y se está extendiendo hacia el este, por lo que se encuentra cerca de entrar al término municipal de Serradilla del Arroyo.

Según la Consejería de Medio Ambiente de Castilla y León, la situación es «complicada» porque «los vientos cambiantes dificultan las labores de extinción» y el humo es intenso en diferentes puntos, pese a lo cual los medios aéreos continúan las labores de extinción.

En Cáceres, por el contrario, la evolución del incendio es favorable, aunque, como ha señalado el coordinador regional del Plan Infoex y director de extinción en Las Hurdes, Juan Jesús Sancho, las condiciones meteorológicas actuales “son propicias» para que haya reproducciones.

Ahora la atención se centra en que este incendio, que ya ha quemado en Extremadura cerca de 3.000 hectáreas, no comprometa la seguridad de la localidad de Casares de Hurdes: en estos momentos no hay peligro para este término municipal, pero hay que estar pendientes del viento.

«Estamos trabajando muy intensamente en la zona para intentar consolidarla cuanto antes y que no se produzcan reactivaciones», ha afirmado Sancho, quien ha señalado que es pronto para dar por estabilizado el fuego y hay mucho perímetro que atender, tanto en la parte cacereña como en la salmantina.

El fuego comenzó el lunes por la tarde en el municipio de Ladrillar de la comarca de Las Hurdes, debido a una tormenta seca en la zona y a los rayos caídos, y se ha extendido de manera incontrolada por una zona de pinares hasta llegar a las cercanías de las casas de Monsagro.

En Salamanca preocupa también el fuego que se registra en Candelario, en la sierra de Béjar, que se originó también el lunes por una tormenta seca y que ya ha quemado más de 700 hectáreas.