Caos ante Cataluña

Sánchez, a la deriva, entre el referéndum consultivo y la mentira

|

«Un referéndum de autodeterminación llevaría a un socavamiento aún mayor de aquello que yo trato de restaurar en Cataluña, que es la convivencia».

De esta manera, Pedro Sánchez ha aparentado salir al paso de las declaraciones de Calvo en favor de un referéndum consultivo en Cataluña.

«El derecho a la autodeterminación tal y como lo define el nacionalismo catalán no existe dentro del encaje constitucional».

¿Que ha querido sin embargo decir con «tal y como lo entiende el nacionalismo catalán?»

¿Ha querido decir que existe ese supuesto derecho de autodeterminación entendido de otra manera?

¿Quizás un referendum consultivo?

Entre trileros anda el juego.

¿Caos, frivolidad, falta de preparación, falta de escrúpulos, amoralidad política? Un plan que avanza lento a costa de la integridad nacional.

Ante las declaraciones de los independentistas, que insisten en reclamar la amnistía y la autodeterminación, Sánchez ha instado a no hacer «interpretaciones» sobre las palabras de sus ministros, y ha intentado hacer equilibrios y engañar, nuevamente, a los españoles. Si, pero no, pero sí..

Sánchez ha descartado también permitir el regreso a España de Puigdemont porque «las leyes están para cumplirlas». ¿Alguien cae a estas alturas en su palabra?.

El presidente del Gobierno ha insistido en que no habrá adelanto electoral y que las próximas generales se celebrarán en el año 2023. «Tenemos que recuperar la normalidad y acostumbrarnos a que las legislaturas duran cuatro años», ha dicho el presidente que llegó mediante una moción de censura en plena legislatura del PP.

Sánchez, que también ha descartado, al menos de momento, una crisis de gobierno: «No es mi prioridad».

A la luz de la credibilidad del presidente, fuentes del PSOE esperan cambios inminentes en la composición del Consejo de Ministros.