Crisis económica

El Gobierno sigue al margen de la realidad macroeconómica, por Juan Iranzo

|

Por Juan E. Iranzo. Catedrático de Economía Aplicada.

La economía española es una de las más castigadas por la crisis económica debido, en gran medida a la incertidumbre de política económica del Gobierno .Durante estos últimos meses se ha puesto en entredicho la propiedad privada, el valor de la empresa como mecanismo de producción y de generación de empleo y bienestar para el conjunto de los ciudadanos; y la economía de mercado como mejor mecanismo de asignación de recursos y lucha contra la pobreza.

Uno de los graves errores cometidos en estos meses ha sido el impulso desmedido del gasto público, que ya supera el 52% del PIB, por primera vez en la historia de España. Además, en lugar de conseguir el error, se persevera en el mismo con eliminación en la practica del techo de gasto público, se ha abierto “al cierto” con su incremento previsto superior al 50% para el año 2021, además de eliminar las reglas fiscales de control del déficit público y de la deuda, lo que introduce gran preocupación en los Mercados

Asimismo sigue introduciendo fuertes dosis de incertidumbre, a través de unas previsiones macroeconómicas alejadas claramente de la realidad posible. Prevé una caída del PIB de tan solo el -11,2% para el año 2020, que desgraciadamente será todavía peor, del orden de un -14%, puesto que hay que recordar que en términos interanuales el PIB español, se contrajo un -21,5% durante el segundo trimestre del presente año, y que durante el tercero el hundimiento del turismo exterior no hace presagiar que se haya producido un cambio significativo de tendencia. El consumo que representa más del 70% del Producto, ha caído más de un -20% y difícilmente se situará en el -12,6% para el conjunto del año, su caída será más intensa puesto que se ha vuelto a cerrar inadecuadamente una parte de la actividad por los rebrotes, el ahorro por motivo precaución está creciendo y las expectativas para el empleo son negativas .Precisamente la tasa de paro superará ampliamente la estimación Oficial del 17,1%; puesto que cuando finalicen los ERTEs puede ser superior al 24%.

En cualquier caso la más difícil de alcanzar es una posible  recuperación en forma de V asimétrica, tal y como prevé  el Gobierno. Resulta muy complicado que el repunte se realice como se producía en el pasado, a través de un fuerte impulso del sector exterior; se estima un aumento de las exportaciones del 11,7% en 2021,sin embargo el comercio internacional está prácticamente estancado, el turismo extranjero tardará en recuperarse y hemos perdido competitividad y mercados exteriores. También resultará muy complicado el importante repunte previstos de la demanda interna, liderada por un incremento del consumo privado y de la inversión del 7,2% en ambos casos. La evolución del empleo, las expectativas y el sector exterior harán prácticamente imposible que la realidad se acerque a estas cifras. En el 2019, el consumo privado creció un 0,9% y la inversión un 2,7%.

Desgraciadamente la recuperación, de la economía española en el mejor de los casos, seguirá el signo de NIKE, y no se alcanzará el PIB de 2019, hasta finales del 2023; pero según algunos analistas, las actuales medidas de política económica podrían retrasar aún más la salida de la crisis .El incremento necesario del potencial de crecimiento requiere de unas reformas estructurales muy alejadas del programa económico del actual Gobierno, que estima un crecimiento para el año 2021 inalcanzable.