Caltaluña: Nueva incitación al desacato

El Govern insta a los colegios a desobedecer al Supremo y no dar clases en castellano

EFE/Quique García POOL
|
Estos son los socios de gobierno de Pedro Sanchez.

El conseller catalán de Educación, Josep González-Cambray, ha enviado hoy una carta a los directores de los centros educativos en la que les insta a hacer caso omiso de la sentencia que obliga a las escuelas a dar al menos un 25 % de las clases en castellano. Con ello, les estaría animando al incurrir en delito de desacato y otro probable de prevaricación.

El conseller ha enviado la carta, a los directores de los 5.108 centros educativos catalanes un día después de que el Tribunal Supremo no haya admitido el recurso de casación que la Generalitat presentó contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña que ordenaba al Govern garantizar que el castellano sea la lengua vehicular, como mínimo en el 25 % de las materias, por lo que este fallo pasa a ser firme.

En la carta, el conseller afirma que «esto no va de porcentajes, va de pedagogía», por lo que considera que el hecho de que sea «un juez quien determine de forma arbitraria el porcentaje de horas necesarias para aprender una lengua es una anomalía y representa un desprecio a los profesionales de la educación».

Por ello, Josep González-Cambray traslada a los directores que no deben llevar a cabo «ningún cambio en los proyectos lingüísticos», pese a lo que dice la sentencia del Tribunal Supremo, y les traslada que «tenemos plena confianza en vosotros y queremos que sigáis trabajando exactamente como hasta ahora».

Al respecto, en una entrevista esta mañana en RAC-1, el conseller ha afirmado que «asumimos las responsabilidades que nos toca» y que los centros «tendrán el amparo legal de la Generalitat» y «estaremos al lado de los docentes», que «pueden estar del todo tranquilos» para «seguir educando como lo han hecho siempre».

Ante el hecho de que la sentencia sea firme y que el Gobierno central tenga que instar a su ejecución, el conseller ha señalado que ayer por la mañana habló con la ministra de Educación, Pilar Alegría, y «me trasladó que desde el ministerio emplazarán a que se cumpla la Lomloe» en la que «se dice que, en las comunidades con dos lenguas cooficiales, se debe garantizar el aprendizaje de ambas al acabar la etapa obligatoria», lo que «estamos haciendo en Cataluña».